Sarita Garofalo deja su huella en Entrecôte

3 julio, 2014
Entrecote 4

Esto es un Salteado Koygya con leñas de mandioca frita con guarnición de tayao. La versión Sarita Garofalo de nuestro conocido bife koygua, con la novedad del tayao, una verdura nuestra que las churrasquerías brasileras popularizaron con el nombre de cove.

Anoche se realizó la presentación oficial del menú típico elaborado por Sarita Garofalo para el restaurante Entrecôte. Se trata de un menú de cinco pasos que son comidas tradicionales de nuestro país pero elaboradas con un toque gourmet. El objetivo es que los extranjeros puedan tener en una sentada en el local un pantallazo de lo mejor de nuestra gastronomía.

El menú se basa en las recetas contenidas en un libro de Sarita Garofalo, quien aparte de realizar una ingente labor docente en materia gastronómica es una de las principales investigadoras e innovadoras en cuanto a la comida típica paraguaya. El objetivo principal del menú elaborado para Entrecôte fue el de bajar el contenido graso de los alimentos.

Entrecote 5

Entradas. Payagua mascada de surubi, chipitas del sur, bolitas de mandioca rellenadas con queso azul, crocante de maiz y mandioca, pat{e de ave y butifarra con typytary, una especie de fariña más rústica, ancestral alimentación de nuestro pueblo.

Así la entrada, constituida por bolitas de mandioca, payagua de surubi, butifarra con typyraty, chipitas, aparecían totalmente secas sin nada de los rastros de aceite que estas preparaciones suelen dejar a su paso.  Las sopas o “sopitas como las llama Sarita” porque cree que no tienen tanta entidad como algunas de sus colegas, constituyen toda una sorpresa.

El cliente puede elegir entre una sopa de maíz con toques de chicharron juiti y una de calabaza con canela. Nosotros tuvimos la oportunidad de probar las dos y eso no tuvo desperdicio. La primera con un sabor mucho más marcado competía con la delicadeza de la sopa de calabaza. Ambas tenían una textura casi de crema pero en boca (como dicen los enólogos)  adquirían una suavidad que sólo podían provenir de las delicadas manos de una mujer como Sarita.

Entrecote 3

Sopa de maíz con chicharó hu´iti que junto a una sopa de calabaza con canela fueron dos sorprendentes propuestas.

Después hizo su aparición una pasta, pero como se trataba de un menú típico, se le denominó Discos de Mandioca.  Estaban rellenas con salsa ahumada de pimientos. Sarita se remontó aquí a su niñez rescatando los métodos de cocción que pertenecían ya a los antiguos aborígenes de estas tierras, con el agregado de que de esa manera también ponía un contrapeso al intenso sabor de los pimientos. El detalle del aceite de kuratú no sólo agregaba color a la presentación sino sobre todo un toque de sabor.

Entrecôte 8

Discos de mandioca rellenas con salsa ahumada de pimientos y aceite de kuratu. No se podía notar diferencias con una pasta elaborada con harina. Un plato internacional pero elaborado con técnicas e ingredientes bien autóctonos.

Para los platos de fondo se recurrió a tres opciones: Un salteado koygua, que no es otra cosa que un bife koygua pero al estilo de Sarita, con guarnición de tayao, un solomillo de cerdo en salsa de ron y miel con espuma de batata y por último un Estofado de la Novia, que no es otra cosa que un guiso de cordero con arroz kesú.

Entrecote 6

Otro de los platos de fondo fue el Solomillo de cerdo en salsa de ron y miel con espuma de batata y cebollas confitadas. Si uno solo ve la foto difícilmente podría adivinar que se trata de comida típica paraguaya.

Y finalmente, para los postres se presentó una degustación de dulces y frutas nativas, en donde brillaron unas bolitas muy deliciosas de kai ladrillo y otra de cocido quemado y leche. También había una torta de miel negra y cremas y mouses de frutas de estación como la frutilla y la naranja.

Entrecote 7

El postre consistió en una degustración de dulces y frutas nativas. Las bolitas que aparecen en primer plano son, una de kai ladrillo y la otra es cocido quemado y leche. Se ve también cremas y mouses de frutas de estación como la frutilla y una torta de miel negra, así como toques de maní y un koserava.

Sarita dijo que no piensa reincidir en estas participaciones en la gastronomía profesional. Ella prefiere dedicarse a lo que tanto ama: la docencia. Eso es maravilloso para sus alumnos, pero nos priva al resto de conocer de cerca esas manos que tiene para la cocina.  De momento, nos queda la posibilidad de conocerla a través de Entrecôte.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.