I Love Paraguay está rompiendo récords

11 mayo, 2022
Cumanda quesu, uno de los platos que I Love Paraguay ofrece en Nueva York. La mayoría de sus clientes ahora son extranjeros, solo el 40% es paraguayo. Ofrecen también puchero, vori vori, sopa de pescados, que son las estrellas del menú.

Cumanda quesu, uno de los platos que I Love Paraguay ofrece en Nueva York. La mayoría de sus clientes ahora son extranjeros, solo el 40% es paraguayo. Ofrecen también puchero, vori vori, sopa de pescados, que son las estrellas del menú.

Está rompiendo récords de venta, récords de reservas, récords de asistencia y récord de permanencia ya que están vigentes desde hace 15 años, nada menos que en Nueva York. Probablemente sea el mejor restaurante de comida paraguaya en el mundo. Su creadora y propietaria, Nancy Ojeda dice que el secreto para ese éxito es la excelencia. Ayudó que le permitieron poner mesas y sillas en la calle para aumentar su capacidad. I Love Paraguay hizo una «casita» en plena calle.

El domingo pasado se celebró el Día de la Madre en los Estados Unidos y como ocurre en nuestro país durante esta fecha, los locales gastronómicos suelen estar llenos y abarrotados. Eso fue lo que ocurrió con I Love Paraguay. “Fue una locura, rebasó todo” dice Nancy. Es que ahora la ciudad de Nueva York permite a los restaurantes poner mesas y sillas en la calle, con lo cual I Love Paraguay aumentó en un 50% su capacidad.

El restaurante tiene un salón con capacidad para 40 personas sentadas y con el espacio que ganaron sobre la calle agregaron 20 asientos más. Hasta setiembre la ciudad de Nueva York autorizó a los locales gastronómicos a ocupar gratis en las calles, el espacio que corresponde al estacionamiento. “Esto ayudo bastante” comenta Nancy y agrega “a la gente le gusta sentarse afuera, en Europa es así y si hace frío se tapan con una mantita”.

Esta es La Casita de I Love Paraguay. La ciudad de Nueva York permite a los locales gastronómicos, poner mesas y sillas en la calle, en el sector que corresponde al estacionamiento. La medida fue con motivo de la pandemia y podrán hacerlo, gratis, hasta setiembre.

Esta es La Casita de I Love Paraguay. La ciudad de Nueva York permite a los locales gastronómicos, poner mesas y sillas en la calle, en el sector que corresponde al estacionamiento. La medida fue con motivo de la pandemia y podrán hacerlo, gratis, hasta setiembre. A la derecha, fuera de la foto, está el local con el salón principal.

“Estamos súper contentos y orgullos. Tuvimos récords de venta. Ya veníamos subiendo porque empezamos muy bien el 2022 con reservas siempre llenas y a veces con personas esperando hasta dos horas para poder ser atendidos”, sigue diciendo. Nos comenta que prácticamente no sintieron los efectos de la pandemia, porque cuando estaban cerrados apelaron, por primera vez, al recurso del delivery contratando los servicios de las tres principales empresas que realizan entrega a domicilio.

Otro factor que ayudo en el repunte fue que comenzaron a ser conocidos por sus vecinos. I Love Paraguay está en un barrio donde habitan todavía muchos americanos y como todo estaba cerrado en la ciudad no tenían donde ir y dando vuelta por los alrededores descubrieron la existencia del restaurante paraguayo. “Esto es nuevo, me peguntaron muchas veces. Hace 15 años que estamos les respondía y quedaban sorprendidos. No nos conocían porque la mayoría cuando sale a comer no se queda en su área de residencia, van lejos. Es la nueva clientela que agregamos con la pandemia”.

Este local nació para satisfacer la demanda de los residentes paraguayos al que se agregaba la comunidad latina, colombianos, ecuatorianos, peruanos y centroamericanos. Inicialmente, el 60% de la clientela estaba compuesto por clientes latinos y el 40% anglosajones o extranjeros en general. Hoy esa tendencia se revertió totalmente, 60% son americanos y 40% latinos. I Love Paraguay solo ofrece comida paraguaya. Nuestra cocina tradicional ni siquiera apelan a la fusión como es característico en la gastronomía actual. El restaurante figura en las principales guías turísticas que existen en la ciudad.

I Love Paraguay a diferencia de otros locales gastronómicos de Nueva York, tiene una oferta de postres caseros. Dulce de mamón, pastafrola, tres leches y bollos como el de la foto. En este rubro crecieron 300 por ciento.

I Love Paraguay a diferencia de otros locales gastronómicos de Nueva York, tiene una oferta de postres caseros. Dulce de mamón, pastafrola, tres leches y bollos como el de la foto. En este rubro crecieron 300 por ciento.

Empezaron con empanadas y milanesas. Famoso. De ahí en adelante fueron mejorando constantemente. Mejoraron físicamente el local. Es otra cosa y agregaron ahora un coqueto espacio exterior. La producción experimentó notables avances. Sus platos lucen una presentación admirable. Algunos exagerados dicen que ni en Paraguay se come una chipa o un pastel mandi´o tan rico como ellos hacen. “Los baños siempre están impecables”, agrega Nancy como un factor destacado en el que los paraguayos no nos solemos destacar. También hizo hincapié en el servicio, otro aspecto en el que fracasamos constantemente.

El menú no es muy extenso. Se incluyen los platos típicos como chipa so´o, sopa paraguaya, chipa so´o, chipa tradicional, mbeju, chipa guazu, mandi´o chyryry, empanada de mandiocas, sopa de pescado, vori vori, puchero, soyo con tortilla, cumanda quesu a los que se agregan algunos platos tradicionales como la milanesa (carne y pollo), marinera, picadito de carne, ñoquis, tallarín verde de Fidesa, guiso con fideo caracolito. A todo esto, le agregaron los asados a la parrilla, con diversos cortes. “Es muy sencillo”, dice Nancy.

Por todo lo que llevamos dicho hasta aquí, vemos que no hay nada extraordinario o sumamente espectacular en la propuesta de I Love Paraguay. ¿Cuál es el secreto para este éxito?, preguntamos a nuestra interlocutora. “La excelencia”, nos dijo lacónicamente. “En Nueva York si queres triunfar no podés ofrecer menos. Mi competencia no son los restaurantes paraguayos, sino todos los otros restaurantes y si los clientes no encuentran que está todo perfecto, no van a ser tan fieles como son los que nos frecuentan”.

Para llegar a la excelencia se requiere no solo de un proceso perfecto. También influye el control que debe existir. Nancy y su esposo Carlos quienes son los que llevan adelante el restaurante, pasan gran parte del tiempo, viajando por el mundo conociendo otros países y ciudades. ¿Cómo pueden mantener así el nivel? “Tenemos un buen equipo, funciona como un reloj suizo”, contesta Nancy. Sus trabajadores son ya antiguos funcionarios y la mayor parte de su personal son de Paraguay y se completa con latinos de otras nacionalidades. “En la cocina, donde se maneja el sabor, todos son de nuestro país, porque cuidamos que el sabor sea invariable».

Un pucherazo con una pinta impecable. En Nueva York, la capital del mundo, se pueden conseguir todas las materias primas que se necesitan para los platos paraguayos. Y de primera calidad, según nos cuentan los de I Love Paraguay. Fotos Gentileza-

Un pucherazo con una pinta impecable. En Nueva York, la capital del mundo, se pueden conseguir todas las materias primas que se necesitan para los platos paraguayos. Y de primera calidad, según nos cuentan los de I Love Paraguay. (Fotos Gentileza)

I Love Paraguay está en Queens en una zona conocida como Sunnyside, pero bien podría destacarse y triunfar en otras zonas de más categoría de la ciudad de Nueva York, incluso en la isla de Manhattan. Nancy y Carlos no tienen sin embargo esa pretensión, ni siquiera desean franquiciar la marca. Un paraguayo quiso llevar I Love Paraguay a Catar, para aprovechar la realización del mundial de fútbol.

– ¿Cómo se ven en el futuro?.
-Proyectos nuevos no tenemos. Creo que vamos a seguir acá tratando de dar lo mejor. Va a llegar el día en que nuestros hijos se van a ocupar del negocio y nosotros nos vamos a dedicar a pasear.
-Pero ustedes ya se dedican a pasear
-Existen 197 países en el mundo, nosotros conocemos solo 55.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.