El río empujó al Manguruyú a un lugar seguro

31 julio, 2015
Manguruyu2015 008

Vista desde el nuevo Manguruyú, ubicado en la terraza del Hotel Paraná, en el piso 8. Al otro lado de la bahía se divisa Chaco-í, donde el comedor al aire libre quedó bajo las aguas.

Todos los días, Alex mira hacia la bahía de Asunción, desde el piso ocho de un edificio del centro de la ciudad. Observa lo que el rio deja fuera del agua de ese entrañable lugar donde es un placer hacer lo que él hace, pero al revés: mirar hacia el centro de Asunción. Sólo se alcanza a ver el techo de lo que era Manguruyú, que como un damnificado más tuvo que emigrar, otra vez, a causa de la inundación. Ahora está en tierra firme y en zona alta, a definitivo resguardo de la crecida.

“Mira acá derecho está”, nos dice apuntando con el dedo hacia un lugar más allá de la bahía. De día se ve claramente pero solo él llega a distinguir bien, lo que queda del restaurante Manguruyú una de las propuestas gastronómicas más originales y atrevidas que se desarrollaron en los últimos años. Y en casi un año y medio ya sufrió dos inundaciones y largas temporadas de lluvia.

20150730_193234

Este es el rincón preferido del Manguruyú Asunción, piso 8. Una magnífica visión nocturna de la ciudad. Quiere reeditar el éxito que tuvo en Chaco-i.

IMG_0598

Así luce el nuevo Manguruyú. Trasladaron los muebles y están tratando de lookear el piso 8, con el estilo que tenía el local ubicado en Chaco-i.

Pero Alex ya aprendió la lección, Manguruyú se estableció definitivamente en la terraza del Gran Hotel Paraná, ubicado en 25 de Mayo esquina Caballero. Allí en el piso 8, va a tratar de reproducir el ambiente relajado, cero stress, pire vai off, pero sin la playa ni las antorchas, ni los viaje en tucu-tucu que identificaban al local en Chaco-i.

“Se va a seguir la misma línea, vamos a estilizarnos más porque estamos en la ciudad y el hotel nos brinda la posibilidad de crear un sky bar, un Manguruyú que nos va a permitir ser más sofisticados pero siempre bajo la misma línea de restaurante temático que es lo que somos: especialistas en pescados”, nos comenta Alex.

“Acá abrimos todos los días –apenas comenzaron hace una semana- tenemos almuerzos, cenas, eventos y lo que nos resta es lookear el ambiente, porque esto es Manguruyú Asunción piso ocho, el otro era Manguruyú comedor al aire libre y en ambos tenemos como semejanza, la vista al rio y una impresionante visión de 360 grados de la ciudad”.

La distancia y la dificultad de comunicación eran las peores contingencias que Manguruyú debía afrontar en Chaco-i. El aprovisionamiento de mercaderías y materias primas era muy dificultoso. Trabajaban sobre una carta y un menú muy limitado debido a estas circunstancias. Pero ahora se amplió la carta, “Allá no trabajábamos con pollo por el problema de almacenaje”, por eso ofrecen frango al pasarinho. Tienen por ejemplo, una Ceasar Salad de pescado.

IMG-20150731-WA0005

La tilapia Mangurú, una de las especialidades de la casa. Una tilapia frita adobada con jenjibre, ajo y perejil, servida sobre una cama de verdes.

“Trabajamos más cortes de carne, tenemos el asado de tira, tenemos el bife de chorizo que siempre nos caracteriza. Después tablas de picadas, se mantiene el menú especial de pescado, es lo que nos dio a nosotros el estilo, estilo playa, siempre fue basado en eso, y tragos”, complementa Alex.

Manguruyú se habilitó en febrero del 2014 y en mayo ya llegó la primera inundación. Tuvieron que evacuar el lugar y se rehabilitó en noviembre del mismo año, construyeron un muelle, dragaron el río, formaron una playa que tuvo mucho éxito en el verano, en los días que no llovía, pero para el mes de abril del 2015, ya tuvieron que evacuar de nuevo por la crecida.

20150730_193537

Alex Bogarín junto a su tía Nancy Bogarín, propietarios del local.

¿Cómo te afectó esto?

La verdad me golpeó bastante, fue terrible, hay mucha inversión sumergida, hay cuentas de proveedores,  esto es complicado. Le sacamos pecho al tema, hablamos con la gente, algunos ya no están en la sociedad pero bueno, nosotros seguimos y ahora por suerte cerramos este convenio con el hotel y con una perspectiva ya distinta.

¿Te trabajó anímicamente?

No fue nada grato, tuvimos nuestros momentos críticos, tuve mi recaída a nivel de salud inclusive, ahora estamos otra vez, somos jóvenes para tratar de recuperarnos. Hubo una situación de crisis general en la familia, me separé. Me llegaron a tratar de terco, y sigo insistiendo. Para mí Manguruyú es un hijo. Así como me acarreó muchos beneficios, tuve mis problemas, no por eso yo voy a soltar este proyecto porque es bastante grande.

 

¿Y Manguruyú comedor al aire libre desaparece?

No. Vamos a reabrir en setiembre y este local no se va a cerrar. Vamos a trabajar en paralelo. Teniendo la experiencia del año pasado sabemos que en agosto el rio va a volver a su nivel normal, pero las crecidas van a continuar, por eso allí vamos a estar abiertos sólo a hasta febrero. Vamos a ver cómo queda el local después de la crecida. El año pasado tuvimos que lidiar hasta con animales salvajes. Abundan las yarará y el río deja mucha suciedad, necesariamente tendremos que hacer muchos retoques, ver cómo queda después de la bajante.

manguruyu

Así lucía Manguruyú cuando lo conocimos en febrero del 2014. El río, el ambiente playero y la magnífica vista de Asunción en el fondo. Este año, por segunda vez, la crecida hizo desaparecer ese lugar.

¿Extrañas el Manguruyú original?

El río se extraña. Pero en esencia Manguruyú es para mí, todo lo que se arma para hacer que el local sea una experiencia distinta para los clientes. Aquí de día tenemos una vista espectacular y de noche las luces de la ciudad son un espectáculo. No conozco ningún restaurante que brinde estos servicios. Aquí, hay un nicho, hay un potencial.

Comments

comments

COMENTARIOS

  1. MARIA ESTHER dice:

    Hola Ale, en un programa TV, canal 13 sobre Gourmet, conocí el restaurant, me gustaría saber el horario, para poder ir a mi familia le encanta el pescado, somos gente que gusta el pescado de rió, bien condimentado.

    Estaré pendiente de tu respuesta, gracias.

    Sra. Maria Esther

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *