Luca busca ir mucho más allá del Malbec

26 septiembre, 2022

Adriana Gómez, sommelier y responsable comercial de la Bodega Luca para América Latina, aparece junto a Nico un malbec de Luca, que es el tope de gama. Tiene una producción limitada y se elabora con viñedos de más de 100 años.

Luca es un vino que nació a partir del rescate de viñedos viejos de Malbec, algunos con más de 105 años de antigüedad, que hizo Laura Catena y logró un producto que tiene una alta consideración de la crítica especializada. Pero también le juega en contra porque es difícil desprenderse de la imagen que crearon los Catena con el Malbec. Y realizan un esfuerzo extra para tratar de consolidar y posicionar a otros buenos vinos de distintas variedades que elabora la misma bodega.

Recientemente estuvo por nuestra ciudad, Adriana Gómez, sommelier, embajadora de marca y encargada comercial para Latinoamérica de los Bodegas Luca y La Posta, ambas, propiedad de Laura Catena, quién es directora de la Bodega Catena Zapata. Estuvo visitando el mercado local, visitando clientes, asistiendo a catas y degustación. Aprovechamos la oportunidad para conversar con ella.

Las bodegas Luca y La Posta, son representadas en nuestro país por la importadora Frutos de los Andes, que tiene casi todo el portafolio de ambas bodegas. Luca es un vino de alta gama, elegante, que tiene un gran potencial de guarda. “Entre el 65 y el 80% pasa por barrica de segundo uso y el resto por barricas nuevas. Siempre se busca tener la expresividad del varietal, que no se sienta primero la madera”, apunta Adriana.

“Se pueden guardar incluso 20 años, yo siempre recomiendo que cuando alguien compra Luca guarde una botellita en su casa. Luca se expresa de maravilla con los años. La madera tiene que acompañar para que el vino exprese las cualidades de la barrica, ayuda a que sea más duradero, no buscamos que la madera tape al vino o al varietal, queremos que se aprecie la tipicidad”, continuó.

Adriana Gómez estuvo recientemente en nuestro país asistiendo a eventos. catas y maridajes. Aquí con otra de las etiquetas de Luca, la bodega de Laura Catena.

De los vinos La Posta dijo es un vino mucho más joven, donde 50% de la producción será añejado en barricas, de segundo y tercer uso. “Tenemos una filosofía en estos vinos a los que se los llama, vinos para disfrutar el momento, es un vino que invita a charlas, con amigos o en familia. No es un vino que te va a decir que necesito pasar con comida, es un vino muy ameno, muy frutal y joven”, expresó la sommelier.

Aquí entramos un poco en la historia y Adriana nos recuerda que Laura rescató viñedos antiguos que los productores utilizaban para la elaboración de vinos a granel y los trasplantó en Gualtallary con la idea de hacer una línea de vinos de alta gama: Nico. “No podía esperar 50 años hasta que envejecieran los nuevos cultivos y no quería perder el material genético de esas vides. Hizo una selección de esas plantas que estaban en el valle de Uco. Para el resto de los vinos Luca, se utilizan uvas de familias de productores de distintas regiones, Valle de Uco, Tupungato y San Carlos».

“Luca fue la primera bodega de Argentina en embotellar Malbec de vides viejas. La etiqueta tan premiada, Old Vine, hace referencia al trabajo que se hizo para poder rescatar viñedos viejos. Laura estaba buscando la calidad, y una vid vieja nos va a dar un rendimiento naturalmente más bajo, proveyendo más concentración en las uvas, aromas, sabores y colores que no se pueden obtener con los viñedos más jóvenes”, comentó.

La presencia de Adriana en nuestro país tiene mucho que ver con la difusión de las distintas cualidades de los vinos de las bodegas Luca y La Posta. “Yo vengo mucho a educar a las personas, no hablo en términos técnicos, me gusta dar charlas didácticas e instruirles mejor respecto a maridaje, para que gente vaya aprendiendo a disfrutar de todo nuestro portafolio”.

“Frutos de los Andes, tiene el chardonnay, el pinot noir y un shiraz de Luca; de la La Posta tiene Pizzella Malbec; Fazzio Malbec y Glorieta Pinot Noir, que se denominan así porque llevan el nombre del productor. La Posta tiene también un bonarda, pero lamentablemente no lo traen porque nadie lo pide. La familia Catena hizo hasta lo imposible por elevar el malbec y por darla a conocer en el mercado internacional. Pero esto a veces juega en contra, porque hacemos tan buenos malbec que la gente se queda con esta cepa. Y a mí me gustaría mucho que la gente pueda experimentar el chardonnay, el pinot noir, el shiraz. Espero que se puedan animar a otras variedades. Luca es lo mejor de lo mejor mostrando variedades más allá del Malbec”, dijo finalmente Adriana Gómez.

 

Comments

comments

COMENTAR