La cocina del interior siempre es una fiesta

12 septiembre, 2022

El evento Paraguay Rembi´u realizado el sábado en la plaza Infante Rivarola, fue toda una fiesta popular, ya que a la gran oferta de comida de los pueblos se sumó un nutrido espectáculo artístico con números y música tradicionales. (Foto de la Secretaría Nacional de Cultura).

La segunda versión de Paraguay Rembi´u se realizó con éxito el sábado pasado pero la venta no fue como esperaban los organizadores aun cuando la concurrencia fue mayor. Esta vez mejoró ostensiblemente la organización hubo un atractivo desfile de músicos y bailarines. Aumentó la oferta de platos y el evento constituyó un verdadero festín gastronómico, incluso hubo algunas novedades culinarias.

La Federación de Centros de Residentes del Interior en Asunción se preparó con todo para reeditar el Paraguay Rembi´u que en su primera edición agotó su stock. Para esta segunda ocasión, realizada otra vez en la Plaza Infante Rivarola (Mcal. López y Roque González) contaron con el apoyo de la Municipalidad de Asunción, la Secretaría Nacional de Cultura y la entidad Itaipú binacional.

Los residentes de Antequera prepararon este chupín de pescado que tuvo mucha aceptación. Además, presentaron toda una novedad, pastel mandi´o piragui guare.

Eso permitió una mejor y mayor organización logística pues aumentó el número de centros participantes. Se estableció un área de comedor y hubo un amplio desfile de artistas. Hubo una mayor participación de público. Sin embargo, no todos vendieron sus productos en la medida que esperaban, teniendo en cuenta la experiencia anterior.

Tras la evaluación realizada por los organizadores se estima que se vendieron alrededor de 4.500 platos, como en la primera ocasión. “Algunos vendieron bien, los grandes, pero a los otros, les sobró comida”, nos dijo Gloria Sofía Caballero, presidenta de la Federación. “Se preparó más comida pero hubo menos venta, tenemos que evaluar donde estuvo el error, teniendo en cuenta que tuvimos más apoyo y hubo más presentaciones artísticas”, prosiguió diciendo.

En representación de Sapucai, estuvo el restaurante La Estación, con una batería de productos, entre los que vimos: lengua, arrollados de carne vacuna y arrollados de cerdo, pollos y chinchulines.

Pero más allá del detalle de las ventas, la jornada que se vivió el sábado fue todo un acontecimiento gastronómico porque los que asistieron pudieron disfrutar de platos que tradicionalmente uno no suele encontrar en la oferta cotidiana de la ciudad. A eso hay que sumarle el espectáculo artístico que contó con la participación de importantes delegaciones y de la Banda de la Policía Nacional.

Hubo algunas novedades como por ejemplo el chorizo de oveja presentado por el Centro Misionero San Miguelino, que sin embargo no se llegó a agotar y el “pastel mandi´o piragui guare” que hicieron los antequereños, que también se lucieron con un chupín de surubí. Los pilarenses también se inclinaron por el pescado y llegaron a vender 400 empandas y 300 milanesas de surubí. La empanda no tenía desperdicio.

No tuvieron tanto éxito, sin embargo, dos “platazos” dignos de mejor suerte. El so´o yosopy con tortillas de verdeo que trajeron los de Loreto y el locro con chastaca “chaja rague” que cocinaron los de Vallemí.  Un verdadero desperdicio, sobre todo el último plato que tuvimos oportunidad de degustar, elaborado por una cocinera que vino desde dicha ciudad del norte.

Los pilarenses prepararon empanadas, croquetas y milanesas de surubí. Vendieron todo lo que tenían. Pero otros no corrieron la misma suerte.

Los misioneros, de San Ignacio, San Juan y San Miguel, estuvieron con sus tradicionales chorizos, que son infaltables e infalibles. Los de Sapucai cedieron la representación a un local gastronómico de la ciudad, el restaurante “La Estación”, que llegó con una amplia variedad de carnes a la parrilla, incluyendo lengua y arrollados de cerdo. El so´o hu´u y el caburé norteño de los horqueteños, gozaron también de la preferencia del público.  Los platos pequeños como el reviro, el pirón, mandi´o chyryry tuvieron buena salida.

Los organizadores todavía están haciendo las cuentas, considerando las pérdidas y ganancias. Pero para nosotros y el público que solo evaluamos el evento desde el punto de vista organizativo y gastronómico, Paraguay Rembi´u es todo un acontecimiento positivo donde uno puede ir a matar la curiosidad, pero sobre todo a disfrutar de recetas y sabores que no están normalmente al alcance del paladar por la falta de oferta cotidiana. Gloria Sofía Caballero un tanto desilusionada mencionaba que tal vez esta actividad tenga que hacerse una vez al año, sin reparar que se trata de un evento cultural que merece el máximo apoyo de las autoridades pertinentes.

Humeante el locro de chastaca elaborado por los residentes de Vallemi. Un plato de primero que no tuvo tanta suerte.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.