El shot de soyo pide que abran la cancha

15 junio, 2022

Un chupito con soyo y una tortilla. Un plato típico nuestro servido en una diferente presentación. El hecho generó todo tipo de comentarios.

El shot de soyo, el chupito de soyo o el shotyo como se dio en llamar causó un inexplicable revuelo esta semana en las redes sociales, quizás debido a su atrevida presentación en un importante evento. “Porque el soyo no puede estar codo a codo con conocidas comidas de otros países”, dijo el cocinero Jorge Iriberri, el padre de la criatura. El tema abre un interesante debate acerca de los límites que deben tener nuestras comidas típicas.

El lunes pasado se realizó un evento en uno de los bancos más importantes de plaza. La empresa de catering La Cuina, propiedad de Iriberri fue contratada para la elaboración de platos típicos. Una de las propuestas consistió en un shot de soyo con tortilla. Uno de los presentes posteo en sus redes sociales y el músico Marcelo Cáceres Viedma publicó la foto del plato en su twitter con el siguiente mensaje: “Definitivamente el paraguayo no conquista el mundo porque no quiere”. Y ardió Troya en las redes sociales. Muchos comentarios en pro y contra.

Decidimos conversar con Jorge Iriberri y lo primero que dijo fue que no “inventó nada”, y que sólo sirvió el soyo en un vasito. Hace más de cuatro años está utilizando esta forma de presentación para dicho plato típico. “Una señora me pidió que preparara comidas típicas para una recepción en donde los invitados iban a ser en su mayoría extranjeros y que todos iban a permanecer de pie”, nos dice aludiendo a que esta práctica no es nueva por lo que no explicaba el revuelo.

Foto de archivo de Jorge Iriberri junto a sus hijos.

Inclusive comentó que desde esa fecha también innovó sirviendo vori vori en tacitas de café y de té, y lo llamaba vorité haciendo un juego de nombre al igual que con el shot de soyo, al que llama shotyo. “Sin ninguna mala intención ni con el deseo de burlarme con los nombres”, dijo. Y luego agregó: “Me molestó que un colega haya dicho que se me había pasado los límites. Odio esa palabra”.

Y argumentó de la siguiente manera: “Algo artístico como la cocina no debería tener esos límites. La combinación te puede llevar a explorar todo el universo. Mucha gente dijo que fue una falta de respeto, por qué si en los eventos hay vasitos con cóctel de camarones, paellas, shot de ceviche, etc. Ningún plato nació bocadito, canapé o sandwichito o finger food, no hay ninguna burla en estos tipos de presentaciones. Porque minimizar el formato va a destruir un plato. Cada país toma de su olla la comida y no pierde su esencia ni su sentido”.

“Por qué nuestra comida no puede estar codo a codo con otras comidas, por que un shot de soyo no puede servirse en el mismo lugar y ocasión que un shot de camarones. Por qué nuestra comida tiene el acceso restringido a lo sofisticado. Que ambia que se sirva un soyo en un plato, platón de lata o shot, no por eso deja de ser soyo”

“Donde vamos a reivindicar nuestra comida, nuestra comida se debe quedar en casa o en el copetín o en un San Juan, nuestra comida no puede aggiornarse, vestirse de ocasión e ir a las mejores fiestas? No creo que yo sea enemigo de ningún paraguayo por querer llevar nuestra comida al mismo lugar que cualquier otra”, expresó en su cuenta de Facebook contestando las numerosas críticas recibidas.

Por último, respecto a las críticas de que el shotyo no sería agradable consumirse en frío, dijo que no tiene por qué estar frío. Cuando es baja la temperatura se sirve caliente y en temporada de calor no hay riesgo de que se enfríe. El shotyo se sirve con una tortillitaa encima tapando el vasito. Esto es una modalidad copiada de España donde las tapas (las comestibles) se usan como tapas de los potes (vasitos o cazuelas) donde sirven gazpacho, cazuelas etc, para evitar que algún insecto se pose en ellos.

Jorge es un experimentado profesional de la cocina, hace 18 años es propietario de La Cuina, una empresa que se dedica al catering gastronómico. “No sé por qué estamos hablando de esto. Pero me encanta porque me sirve servir, aunque me parece totalmente intrascendente. No es tan tan ni muy muy, no hice nada malo ni bueno, es un rebusque de formato nomás”, dijo finalmente nuestro entrevistado.

PD: El shot es el nombre como internacionalmente se conoce al vaso de chupito, conocido también como vaso tequilero. Es un pequeño vaso de vidrio de 30 a 60 ml de capacidad con forma cilíndrica con ligera angulación que hade que la boca sea más ancha. Hade ya muchos años el catering gastronómico para eventos tomó prestado dicho recipiente cuando los finger foods se pusieron de moda

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.