De la cuna a la tumba fiel a la gastronomía

2 octubre, 2021

ricardo valientre

Anoche falleció súbitamente, a los 63 años, Ricardo Valiente Turchetto, un hombre ligado desde la niñez a la gastronomía. “Nací en un restaurante en Chile y me crie en un restaurante en Paraguay”, nos había dicho la ultima vez que lo entrevistamos. Por su apellido, está estrechamente ligado al Bolsi y gracias a su iniciativa personal se debieron proyectos como La Pérgola del Bolsi, Sin Protocolo y últimamente Cloud Kitchen.

Ricardo tenía apenas dos años, cuando su madre Hortensia Valiente fundó en 1960 El Bolsi, en Estrella y Alberdi. Comentaba a sus amigos que de pequeño todo el tiempo pasaba allí y que cuando cerraban las puertas “se quedaba a dormir sobre las mesas”. Es lo que vulgarmente se dice “mamaba gastronomía”. Nunca estudió cocina profesionalmente, pero era un gran gastrónomo y se definía como un “foodie”, alguien que gustaba comer y beber siempre lo mejor, sin importar el lugar donde lo hiciera.

Su identidad gastronómica personal se va definiendo cuando en 1990 se encargó de habilitar La Pérgola del Bolsi, sobre la avenida Perú casi José Berges. Un dato que no sabíamos y nos enteramos gracias a Beto Barsotti, era que inicialmente fue una churrasquería Premium, una idea que no prendió porque era muy sofisticado y caro. Cambiaron el concepto y se convirtió en un restaurante de cocina internacional.

Contrataron como gerente a Alberto Speratti y como chef ejecutivo a Peter Stenger. Al poco tiempo se convirtió en el más importante restaurante de la ciudad. Introdujeron el sistema de buffet para los almuerzos dominicales, y desde esa fecha se convirtió en una modalidad que hasta hoy día replican numerosos locales gastronómicos.

Ricardo era un empresario que también se dedicaba a otras actividades comerciales. Recordamos muy especialmente, un original negocio cuyo nombre era Hi-Fi, y que estaba ubicado sobre la avenida España esquina Rosa Peña. Introdujo en Asunción, la modalidad de la venta de Compact Disc y Videos Laser, para lo cual se había asociado con un gran especialista en la materia, Beto Barsotti.

A la muerte de su madre, se dividieron las aguas de El Bolsi. Su hermano Tito, se quedó con la administración del local céntrico y Ricardo, con la Pérgola hasta que este local se traspasó a otras empresas. Ricardo hizo un paréntesis gastronómico hasta el año 2014, cuando aparece al frente de Sin Protocolo, un restaurante ubicado en Austria esquina Viena (hoy allí se encuentra el Resto 1688). Allí quiso volcar toda la gran experiencia que había acumulado durante su vida.

Quiso recuperar la presencia de los grandes platos de la cocina internacional, agregando en sus cartas la historia y las anécdotas de las recetas y los chefs. Pero también buscaba rescatar comidas más modestas y se oponía a la utilización de la palabra gourmet con que se adosaba a cualquier comida para llamar la atención. Sin Protocolo fue devorado por esa vorágine actual que con la misma rapidez con que hace surgir nuevos restaurantes hace desaparecer otros tantos.

Últimamente, estaba embarcado, en la empresa Cloud Kitchen, delivery que sale volando, un servicio de comida a domicilio. De sus últimas horas nos enteramos de que estaba jugando pádel y en un momento se sintió mal y pidió un asiento para sentarse. Al poco rato, se desmayo y ya no despertó. Ricardo se casó en primeras nupcias con María José Pappalardo, con quien tuvieron un hijo, Renato. En segundas nupcias estuvo en matrimonio con Zuny Flores, y concibieron dos hijas Camila y Denisse.

 

Comments

comments

COMENTAR