Asado Benítez saldrá con un kit y delivery

31 marzo, 2020
Don Benjamín Benítez con su hijo Osvaldo, en uno de los tantos viajes que realizaron para promocionar la carne paraguaya en el exterior.

Don Benjamín Benítez con su hijo Osvaldo, en uno de los tantos viajes que realizaron para promocionar la carne paraguaya en el exterior.

Asado Benítez es el mayor catering de asado del país. La cuarentena sanitaria impuesta por el coronavirus fue como un torpedo que recibió en su línea de flotación, ya que trabajan solo para grupos de 20 personas o más. Para paliar la situación van a recurrir al servicio de delivery personalizado y ofrecerán un kit de asado para los que quieran prepararlo en su casa. Don Benjamín Benítez reclamó que el Gobierno está a favor del empleado pero no del empleador.

Osvaldo Benítez, hijo mayor de Don Benjamín y su brazo derecho nos adelantó que próximamente saldrán con un servicio de delivery con sus tradicionales picadas y cortes de asado. Luego ofrecerán un kit con todo lo necesario para cocinar un asado en casa. Será un paquete que contendrá todos los productos Premium que utilizan en sus eventos, incluyendo incluso el carbón. “Solo vamos a cobrar por los productos que llevamos”, expresó.

Reconoció que no tienen muchas expectativas en que estas actividades puedan reemplazar o generar los ingresos que tenían “pero es una medida que nos permite paliar el hecho de que no tenemos ninguna actividad”. Por otro lado, anunció que en cuanto se flexibilicen las medidas de aislamiento social van a ofrecer un servicio nuevo, más económico, similar al que están prestando con las picadas y con la misma calidad. “Es importante que la gente que está con nosotros siga teniendo trabajo”, expresó a manera de explicación.

Foto de archivo de la celebración de las fiestas patrias en la embajada paraguaya en Suiza con degustación de carne paraguaya.

Foto de archivo de la celebración de las fiestas patrias en la embajada paraguaya en Suiza con degustación de carne paraguaya.

ESTAMOS POR EL SUELO

Don Benjamín Benítez, con la afabilidad que le caracteriza, cuando preguntamos cómo estaban nos dijo “por la gracia de Dios estamos bien” pero “económicamente por el suelo”. Hace 20 días que están cerrados. “Para nosotros es un desastre. Se cancelaron todos los compromisos que teníamos, casamientos, fiestas particulares, incluso las grandes celebraciones que estaban previstas para el Día del Trabajador, el 1º de mayo”, señaló.  Se refirió a eventos de empresas tales como Coca Cola y Laboratorios Lasca que generalmente reúnen a más de mil personas.

“Llega fin de mes y todo el mundo quiere cobrar. No podemos despedir a los trabajadores, a algunos le dimos vacaciones adelantadas. No sabemos que vamos a hacer, el Gobierno se ocupa más de los trabajadores pero no del empleador ni de los microempresarios. Exigen demasiado trámites burocráticos”, añadió.

Interviene nuevamente Osvaldo para aclarar que el día de hoy presentaron en el Ministerio de Trabajo el pedido de suspensión de los contratos de trabajo para 21 empleados de la empresa. Asado Benítez emplea a más personas tales como mozos y parrilleros pero estos son trabajadores independientes que no tienen relación de dependencia.  “Esto implica que no pierden su derecho una vez que pase todo esto. Tenemos la esperanza que reciban en subsidio de IPS, que no te salva para pagar las cuentas pero si para obtener la comida”.

Respecto a las líneas de crédito habilitadas por el Gobierno para el auxilio a las empresas, Osvaldo nos informó que estaban con la intención de tomar un préstamo del Banco Nacional de Fomento pero consideraron que las condiciones no eran ventajosas. El ente crediticio estatal ofrecía créditos a 180 días de plazo pero exigía que transcurrido ese plazo debía abonarse el capital y el interés en una sola cuota.

“Nosotros nos adherimos al pedido de todos los gremios que está solicitando préstamos a un plazo de tres años con un año de gracia para poder sostener la situación. Es decir comenzar a pagar en la cuota trece, capital e intereses, de acuerdo a lo que negocie cada empresa conforme al monto que solicite. No se definió todavía este tema, pero la oferta del BNF pasó de 180 días a 365 días, que no deja de ser interesante”.

Mientras tanto, Benjamín Benítez y familia pasan los días limpiando la cocina, pintando las instalaciones “para no aburrirnos”, según confiesa. “El drama es que los mozos y parrilleros cobran por eventos y piden socorro. Tenemos que extenderles la mano, le damos una canasta básica. Pero hasta cuándo se puede aguantar”, finalizó.

 

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *