El sudeste asiático a caballo del sushi

18 febrero, 2020
Está imagen pinta bien el ambiente general de Nacionsushi. Profusión de colores en la abundante iluminación. Cada luz es para delimitar una zona representativa de un país o de una ciudad.

Está imagen pinta bien el ambiente general de Nacionsushi. Profusión de colores en la abundante iluminación. Cada luz es para delimitar una zona representativa de un país o de una ciudad.

Nacionsushi es un nuevo restaurante recientemente habilitado en la ciudad que tiene la particularidad de ofrecer una selección de platos de la gastronomía del Sudeste Asiático. Países como Japón, China, Vietnam, Tailandia, Camboya, Laos, Taiwán e Indonesia están representados con recetas, productos o técnicas. Todo en medio de una gran fusión en la que se puede apreciar la gran “latinización” de las propuestas. Se trata de una amplísima propuesta de cocina con una carta que supera los 100 platos.

El nuevo restaurante está ubicado en el Paseo Carmelitas, allí donde antes había estado SushiClub. Nacionsushi es una marca creada en Panamá, creada hace unos cuatro años, por Alex Vallejo (colombiano) y Milton Reyes (panameño). La franquicia para nuestro país es propiedad de Ramón Hernández (venezolano). La semana pasada se hizo la inauguración y casi casi tiraron la casa por la ventana.

De izquierda a derecha, Ramón Hernández, venezolano y responsable de la franquicia local junto a Milton Reyes y Alex Vallejo creadores y propietarios de la marca nacida en Panamá.

De izquierda a derecha, Ramón Hernández, venezolano y responsable de la franquicia local junto a Milton Reyes y Alex Vallejo creadores y propietarios de la marca nacida en Panamá.

El concepto es muy original e innovador. Tomaron como excusa el sushi y en torno a este plato típico japonés tan universal, crearon una carta para aprovechar el auge que la gastronomía del sudeste asiático tiene actualmente en el mundo. Alex nos explicaba que llevó mucho tiempo de investigación conocer la cocina de todos esos países, seleccionar los platos y trabajar posteriormente en la elaboración de las recetas bajo el concepto de fusión.

Hay rollos, temakis, nigiris, sashimis, tataki, phad thais, baos, pizzas de sushi, rollitos primavera, gyozas (empanadas), tacos de lechuga, los famosos satays (asaditos), variedad de ensaladas, sopas y arroces. Preparaciones varias con teriyaki, tempura y domburis. También en los postres se nota esa fusión de técnicas, productos y recetas. Hay un sushi de banano con Nutella (trozos de banano envueltos en Nutella con arroz tostado servido sobre sobre una jalea de moras) y un wonton de queso y dulce de leche con helado. El wonton es una masa fina a base de agua, harina y salada utilizada generalmente para platos salados.

En este espacio parece que estamos en un campo de arroz en el sudeste asiático. Unos metros fuera de este ángulo, la iluminación y la cartelería nos transportan a un lugar diferente.

En este espacio parece que estamos en un campo de arroz en el sudeste asiático. Unos metros fuera de este ángulo, la iluminación y la cartelería nos transportan a un lugar diferente.

Alex, el principal artífice de la propuesta nos comentó que buscaron darle un toque latino a la propuesta en general haciendo que la proporción de proteína sea superior en todas las recetas. En síntesis más carne. Donde mejor pudimos notar esta “latinización” fue en los rollos de sushi. Estos contenían una delgada lámina de arroz y cuando uno lo llevaba a la boca predominaban los sabores de la proteína y no el gusto a queso crema que predomina en la mayoría de las propuestas locales.

Esta propuesta supone que hay que estar muy afilados en la cocina para alcanzar un nivel óptimo deseable. Por eso, los responsables de la marca desembarcaron en Asunción con 10 cocineros y un bartender que durante un tiempo prudencial se encargarán del tema mientras entrenan a un equipo local. La idea prendió rápidamente y a pesar de los pocos años de existencia que tiene la marca tiene varias franquicias en Ciudad de Panamá y ya se extendió a Costa Rica, Guatemala, República Dominicana, Colombia, México, Estados Unidos y España.

Esto es un Nasi Goreng, combinación de arroz aromático, vegetales frescos al wok, con salsa de pescado, salsa de soja, aceite de sésamo, sake y leche de coco. Carne de res, pollo y camaron.

Esto es un Nasi Goreng, combinación de arroz aromático, vegetales frescos al wok, con salsa de pescado, salsa de soja, aceite de sésamo, sake y leche de coco. Carne de res, pollo y camaron.

Siguiendo con la tendencia oriental, Nacionsushi ofrece jugos naturales en exótica combinación con albahaca, menta, jengibre y coco. No pueden faltar las infusiones, entre ellos el té negro, el té verde y el blend digestivo, así como las infusiones frías de frutas tropicales con flor de Jamaica. Entrando en el tenor alcohólico hay cócteles, entre los que se destaca el elaborado a base de sake y una sangría de mango. Después hay ofertas de whisky, cerveza y vinos. Lo normal, casi de cumplimiento.

Satay de carne y de pollo, algo similar a nuestros asaditos, claro que con un gusto diferente por efecto de las semillas de jengibre y la salsita agridulce. Más atrás un rollito primavera trata de llamar la atención.

Satay de carne y de pollo, algo similar a nuestros asaditos, claro que con un gusto diferente por efecto de las semillas de jengibre y la salsita agridulce. Más atrás un rollito primavera trata de llamar la atención.

El local es muy llamativo. Profuso en colores distintos y abundante en cartelería que sin embargo no llega a la estridencia. El local es un salón amplio con varios sectores todos intercomunicados. Cada espacio representa una región, un país o una ciudad del sudeste asiático que se identifican por los murales o carteles lumínicos. Podés estar en un campo de arroz en Vietnam y al ir al baño encontrarte en un callejón de Tokio. Un poste indica a veces, la ciudad donde uno se encuentra. El lugar más “tranqui” es la segunda planta, donde las luces de neón dan al espacio una atmósfera más distinguida.

La iluminación del lugar invita a asociarlo con lugares más divertidos que un restaurante, por ejemplo, un boliche o un bar de tragos. Tiene un espacio destinado para los niños con menú especial para ellos, lo cual implica que esperan atraer a familias con hijos y no solamente a los jóvenes como uno podría deducir del look que otorgaron al sitio.

Este rollo de sushi se llama La Gran Muralla China. Lleva camaron y pescado apanados, queso crema, cebollita, aguacate, salsa teriyak, mayones de naranja y miel. Puede verse que tiene una delgada lámina de arroz y mucho más proteína.

Este rollo de sushi se llama La Gran Muralla China. Lleva camaron y pescado apanados, queso crema, cebollita, aguacate, salsa teriyak, mayones de naranja y miel. Puede verse que tiene una delgada lámina de arroz y mucho más proteína.

Ramón Hernández, el representante legal de la franquicia local dijo que el nombre nacionsushi “se escribe sin tilde porque el acento está en la comida y sin espacio para darle un giro propio de la época en la que nos encontramos”. Efectivamente, lo que llegamos a probar (satays, pizza, rollo y un arroz) nos impresionó sobremanera más allá del enorme contraste entre la tranquilidad y la semi penumbra que allí destilaba el SushiClub y la efervescencia del restaurante sustituto.

Wonton de dulce de leche y queso. Se elabora con una masa de harina, sal y agua que generalmente se utiliza en platos salados. Aquí va acompañado de helado y jalea de frutos rojos.

Wonton de dulce de leche y queso. Se elabora con una masa de harina, sal y agua que generalmente se utiliza en platos salados. Aquí va acompañado de helado y jalea de frutos rojos.

Los precios son razonables. La media puede estar entre 50.000 y 60.000 guaraníes por plato aunque algunos llegan a 100.000 guaraníes. Las porciones son generosas. De lo que alcanzamos a probar no nos podemos quejar. En una, dos ni en diez sentadas podrá uno abarcar para degustar toda la propuesta de Nacionsushi. Para los que están interesados le comentamos que abren de lunes a domingo de 11:30 a 23:30 horas.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *