Un restó que es un lujo pero no lujoso

1 noviembre, 2022

La entrada de La Casa de las Piedras, el restobar ubicado en República Francesa esquina Cerro Corá. A la derecha puede verse una de las esculturas en piedra que lucen en el local.

La Casa de las Piedras. El nombre es más apropiado para un museo que para un restaurante. Pero tiene algunos aspectos comunes a esos centros de exposición. Posee unas 20 piezas esculpidas en piedra entre ellas una que pesa cuatro toneladas. Se trata de un moai que es una réplica de las famosas estatuas de la Isla de Pascua. El local posee otras características similares que revelan el gran interés de sus creadores de ofrecer un local distinto. La gastronomía es la cocina internacional. Nada fuera de lo normal.

La Casa de las Piedras restobar está ubicado en República Francesa esquina Cerro Corá. Un inmueble que reacondicionaron. De noche llama la atención la iluminación con luces de neón color azul que resalta en el exterior, así como la especial y cálida luz que reina en el interior que fácilmente se puede apreciar desde la calle. El efecto es especial porque uno no espera encontrar ese atractivo visual en un lugar no acostumbrado para los locales gastronómicos.

El moai que recibe a los clientes. Es una réplica de las estatuas de la Isla de Pascua. Esta pieza pesa cuatro toneladas y tuvieron que abrir el techo para poder ubicarlo allí.

En la entrada, ya nos sorprende una moderna escultura que representa lo que sería a una madre abrazando a un hijo. Al trasponer la puerta principal, está la imponente estatua replica de las que están en la Isla de Pascua, se trata de moai de importantes dimensiones. El peso de la pieza nos da la idea. Tiene 4.216 kilos y para que pudieran instalarlo en ese lugar tuvieron que hacer un boquete en el techo para depositarlo allí con una grúa.

Hay en total 20 piezas de piedras esculpidas, en diversos tamaños y medidas, con variadas temáticas. Nos informaron que los autores de las obras son artesanos brasileños y que las piedras sobre las que trabajaron son del Estado de Minas Gerais, Brasil. En el mantel de papel que utilizan puede leerse algunos datos informativos. Por ejemplo, 25.648 kilómetros es la distancia que el dueño creador del local recorrió para obtener los esculpidos.

Lo que se ve es el salón principal. En el centro una fuente de agua diseñada utilizando las piedras esculpidas. Contra la pared, en esa escalera iluminada se instaló una pequeña cascada.

Cuentan también con 3.000 mini esculpidos con las mismas piedras, como ser tazas de café, porta servilletas y platos que se utilizan solo en ocasiones de eventos especiales. También puede apreciarse panales grabados con motivos pre colombinos y artefactos de iluminación que hacen juego con la ambientación y los muebles. Hablando de muebles las mesas fueron fabricadas con maderas macizas de dos pulgadas y al igual que las sillas tienen diseños especiales. Se usaron 383 metros lineales de madera.

El local cuenta con tres salones, uno principal, otro accesorio, y uno privado. También posee una terraza sobre la calle. Los salones están ambientados de forma que favorezca la iluminación indirecta que domina en todos los sectores. En medio de los salones se instalaron fuentes de aguas en composición con algunas de las piezas de piedra esculpidas. En el salón principal en la pared que hace de contrafrente de la calle se ingeniaron para colocar una pequeña cascada que constantemente va emitiendo el agradable sonido del agua circulando.

Un ambiente natural, el sonido de la cascada, una luz que no te llega directamente y un entorno rodeado de arte es el ambiente que el propietario del lugar siempre soñó encontrar en los restaurantes que conocía, según nos reveló Rodney Samaniego Maitre-Gerente del restaurante. El lugar es bastante calmo y tranquilo. Y para estar a tono tampoco ponen la música ambiental en modo estridente. No es lujoso, es bastante sobrio, pero se nota que hubo mucha inversión para que el cliente se sienta a gusto.

Un detalle del amoblamiento. Las mesas y sillas tienen un diseño sencillo pero exclusivo. Las primeras se fabricaron con madera maciza de dos pulgadas.

En cuanto a la gastronomía, podríamos decir que todo está en el molde. El concepto es de cocina internacional. “No tenemos especiales de la casa ni plato estrella”, nos dice Rodney, “porque todo lo que sale, sale muy bien”.  Ahora bien, según su experiencia profesional, la pizza al estilo Nápoles que ofrecen es una de las mejores. La masa que utilizan fermenta durante 48 horas, nos reveló.

Como entrada ofrecen una variedad de picadas calientes. La principal combina tapa cuadril, bife de chorizo en dados, albóndiga frita rellena de queso, pizzeta, bolita de mandioca, chipá guazu, mandioca a la provenzal. Y siguen las opciones. Hay hamburguesas gourmet al estilo California, Milanesas y Lomitos. Entre los platos de fondo figuran los elaborados con carne y pescado. En el primer caso citamos: Lomito con Risotto y en el segundo Salón con whisky de canela. Tienen un servicio de almuerzo ejecutivo y buffet dominical.

Una foto nocturna del moai, que es la estrella del lugar, de imponente presencia se impone sobre las otras esculturas colocadas en el restaurante.

Tienen programados eventos especiales para cada día de la semana, hay que estar atentos al calendario que publican en sus redes sociales. Un día lo dedican a realizar cata de cervezas artesanales maridados con picadas; otro destinado a la cata de vinos; ahora incluyen también la cata de gin tonic y una jornada está dedicado a las propuestas del chef. Prevén también un día para destinarlo al jazz.

Tienen una chef venezolana y un chef ucraniano, que periódicamente ofrecen menús diferentes y según vimos ya hicieron gastronomía de Canadá, Grecia, Ucrania, Bélgica, Grecia, Marruecos, Irlanda, Portugal, Francia, Cuba, Austria, Madagascar y por supuesto paraguaya. Los días en que se realizan los eventos mencionados, los clientes que concurren pueden optar por servirse con las ofertas que están en la carta.

En cuanto a las bebidas, tiene de todo, con una carta especial de tragos, entre los que se encuentran algunos de autor que son de la casa. En lo demás, todo lo tradicional. La Casa de las Piedras se abrió en noviembre del 2021 y está a punto de cumplir su primer aniversario. El local cuenta con una capacidad total para 130 personas, en sus cuatro ambientes incluyendo los balcones. Esta abierto todos los días de 10:30 a 24:00.

 

 

Comments

comments

COMENTAR