María Codorníu quiere volver al nivel perdido

4 mayo, 2022
Marcos Aldonca, Gerente de Ventas para Latinoamérica de la Bodega Séptima, exhibe una botella del María Codorníu, uno de los vinos espumante prefreridos en el mercado.

Marcos Aldonca, Gerente de Ventas para Latinoamérica de la Bodega Séptima, exhibe una botella del María Codorníu, uno de los vinos espumante prefreridos en el mercado.

Prácticamente desapareció del mercado hace aproximadamente dos años a causa de la pandemia. Desaparecido el peligro, ahora reaparece con nuevos fríos tratando de recuperar la preferencia en el paladar paraguayo, como uno de los vinos espumantes preferidos. Marcos Aldonca, gerente de Bodega Séptima para América Latina estuvo por el país y habló de un relanzamiento de la marca para aprovechar el potencial que sus vinos encuentran en nuestro medio

“Estamos seguros que con María Codorníu otra vez en el mercado vamos a tener un boom de ventas porque tiene muy buena aceptación en Paraguay y si continua la demanda apuntamos a llegar a los niveles de venta anteriores”, dijo durante una entrevista Marcos Aldonca. María Codorníu es un vino espumante de la Bodega Séptima representada en nuestro país por la empresa Frutos de los Andes que acaba de recibir un contenedor con la citada bebida.

Es un vino espumante brut que se elabora a partir de la combinación de un 80 por ciento de uvas Chardonnay y 20 por ciento de uvas Pinot Noir “con mucha fruta, mucha manzana verde, joven, fresco, vibrante y fácil de beber”, al decir de nuestro interlocutor. Su elaboración de estilo europeo recibió el legado de más de 450 años de historia haciendo cavas de la más alta calidad en España. Bodega Séptima es propiedad del Grupo Raventós Codorníu de España.

El otro foco que ponen en Paraguay es en la línea Séptima Obra, vinos reserva. “Queremos que la fruta esté presente tanto en el Malbec, Cabernet Sauvignon y el Chardonnay y que los 12 meses que permanecen en barrica no sean invasivos pero que ayuden a mantener el potencial de guarda que es superior a los seis años. Que acompañen a la maduración de la frute y que los vinos terminen redondos, con más cuerpo y estructura. Y que sigan del agrado del consumidor paraguayo”, especificó Marcos.

Próximamente están por realizar el relanzamiento de su línea Séptima Obra, con un nuevo packaging, con nueva etiqueta con más información en donde ya figura que es un vino reserva, acompañando la reapertura de los restaurantes y de los principales canales de venta.

Bodega Séptima vende en Paraguay casi todas las etiquetas de su portafolio. Aquí ofrece su línea Emblema, Malbec y Cabernet Sauvignon que son vinos jóvenes; luego la línea reserva Séptima Obra, Malbec, Cabernet Sauvignon y donde se agregará el Chardonnay; sigue la línea Prestige, un Séptima Gran Reserva, un blend de Cabernet Sauvignon, Malbec y Tannat, el Séptima 10 Barricas que es una edición limitada especial que solo se vende en Argentina y Paraguay (acá hay todavía 1.800 botellas) y el Séptima Lote Especial, destinado solo a la exportación.

La bodega ha lanzado también un vino con Cabernet Franc para su línea emblema Séptima Obra. “Y continuamos nuestros vinos disruptivos de la línea Confiado, que año tras año vamos cambiando, tratando de sacar perlitas, pero no podemos adelantar nada, pero si podemos asegurar que será interesante”, informa Marcos.

Entre los nuevos proyectos nuestro entrevistado mencionó la línea Séptima Tierra.  “Cuatro versiones diferentes de Malbec, donde buscamos la expresión del terruño como se afinca este varietal en los diferentes suelos de Mendoza: Séptima Gualtallary, con o sin madera, Séptima Tierra Agrelo, y Séptima Tierra Los chacayes. Se ha lanzado solo para el mercado argentino y para un público conocedor”.

Bodega Séptima produce al año 150 mil cajas de nueve litros y están dentro del top 20 de bodegas argentinas para el mercado latinoamericano dentro de sus rangos de precio. Y en breve esperan llegar a ingresar al top 15. Los principales mercados para sus vinos son Suiza, Estados Unidos, China y Brasil que son los compradores más importantes. En Latinoamérica la venta ha crecido mucho en países como Perú, Colombia y Paraguay. Tiene apenas 20 años de existencia y fue creado por el Grupo español Raventós Codorníu que se dedica a la producción de vinos desde hace 450 años.

Bodega Séptima, que se llama así porque fue la séptima del grupo, está ubicada en Mendoza, sobre la ruta VII en el kilómetro 7, casi dentro de la cordillera de Los Andes. “Somos parte de un grupo donde los enólogos pueden vendimiar dos veces al año, en España y Argentina. Nos ha hecho crecer mucho traer tecnologías y las formas de hacer del Viejo Mundo”, nos dice finalmente Marcos.

 

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.