La chipa es una gran protagonista porteña

9 agosto, 2021
Este es el famoso choripan que tradicionalmente consumen los argentinos. Solo que el pan está hecho de chipa.

Este es el famoso choripan que tradicionalmente consumen los argentinos. Solo que el pan está hecho de chipa.

La chipa o el chipá como dicen los argentinos no era un producto fácil de encontrar en la ciudad de Buenos Aires. Pero parece que con la pandemia cambió esa situación y el “pan sagrado de los guaraníes”, saltó a la consideración pública en la capital argentina y en estos días los dos diarios más importantes le dedicaron amplias notas. Por supuesto, sin mencionar que se trata de un plato típico y originario de Paraguay.

El 21 de mayo pasado el diario digital lanacion.com.ar publicó en su sesión de LifeStyle un artículo sobre delivery de chipa. El autor de la nota Rodolfo Reich, especialista gastronómico del citado diario mencionaba que hablar de chipa era hablar “de una cultura, de una historia y de ese gran mapa guaraní compartido por el litoral argentino, Chaco, Paraguay y el sur de Brasil”.

“En los últimos tiempos -con especial énfasis durante la pandemia- surgieron pequeños proyectos hechos con amor y esfuerzo, que tienen a la chipa como protagonista”, señala en el artículo. Pone especial énfasis en la marca denominada Chipá Killa, creada por una pareja donde la mujer es del chaco argentino.

Luego, el 1 de agosto pasado, la revista Viva del diario Clarín, el prestigioso periodista gastronómico Pietro Sorba le dedicó su espacio dominical también a Chipá Killa, una empresa ubicada en Santos Lugares, una población de la Provincia de Buenos Aires.

La nota destaca que comenzaron vendiendo la chipa tradicional, así como lo conocemos nosotros y que posteriormente incluyeron productos saborizados con panceta, aceituna, jamón, orégano y queso azul. También hacía referencia al Chipá Volcán, relleno con provolone, aceite de oliva, orégano y pimienta.

No falta la mención a la chipanada, conocida también en nuestro medio gracias a iniciativas como las de Empanadas Santa Fe, entre otros. Chipá Killa tiene tres variedades de chipanada. Uno relleno con jamón y queso, otro con queso azul y peras y un tercero con cebolla, muzzarela, oliva orégano y pimientas.

Una hamburguesa que sería común y corriente si no fuera porque lleva chipa en vez de pan.

Una hamburguesa que sería común y corriente si no fuera porque lleva chipa en vez de pan.

Pero lo más original de su producción es la utilización de la masa de la chipa como un pan para preparar sándwiches y hamburguesas, que pueden ser con o sin semillas.

El interés de los medios periodísticos argentinos revela el gran protagonismo que está adquiriendo la chipa en el mercado gastronómico del vecino país. A diferencia de nuestro medio ellos tienen una gran iniciativa para ir innovando en la producción ofreciendo diversas variedades e incluso utilizaciones novedosas como el caso del pan para sándwiches y hamburguesas. Aquí la última gran innovación con la chipa fue la chipa cuatro quesos, obviando un poco el caso de la chipanada.

Nuevamente tenemos que llamar la atención sobre la reticencia que tienen los argentinos para reconocer como paraguayos algunos platos o alimentos que son típicos y originarios de nuestra tierra. La chipa como actualmente se la conoce, no es producto creado por los guaraníes.

La chipa incluye en su receta el uso de queso y leche que eran materias primas desconocidas por los guaraníes. Con la llegada de los españoles a estas tierras se produce una fusión gastronómica porque recién allí comienzan a utilizarse ambos productos para la elaboración de la chipa.

Desde ese momento la chipa dejó de ser un producto exclusivamente guaraní o español. Pasó a convertirse en un producto paraguayo porque así ya se llamaban a los habitantes por referencia al Rio Paraguay.  La fusión gastronómica hispano guaraní, se da desde la fundación de Asunción en 1537 porque desde un primer momento los españoles sellaron con los aborígenes una alianza, tanto política como social que facilitó la unión de españoles con mujeres guaraníes, lo que dio lugar al mestizaje.

En 1580, desde Asunción partieron los contingentes para la refundación de la ciudad de Buenos Aires. Por el camino, fundaron también numerosas ciudades, entre ellas Corrientes y Santa Fe donde los que quedaron para poblar los nuevos asentamientos, llevaron sus usos, costumbres y cultura, entre ellas la gastronomía. También desde Asunción se fundaron ciudades en Bolivia y el sur de Brasil.

Mucho más acá en el tiempo, las zonas del nordeste argentino, el sur de Brasil y Santa Cruz de la Sierra sufrieron una constante inmigración paraguaya, por lo que un importante número de la población actual de esos lugares son descendientes de paraguayos. Por lo tanto, son herederos de nuestras costumbres. Así fue como, productos como el tereré, la chipa, la chipa guazú, la sopa paraguaya, son productos de consumo tradicional en esos lugares, pero no originarios.

Referencias:
Publicación del Diario Clarín
Publicación del Diario La Nación
Facebook de Chipákilla

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *