La pandemia agotó al Mburucuya Food Park

21 abril, 2021
Foto de archivo de el antiguo patio de comidas de Mburucuyá Food Park.

Foto de archivo de el antiguo patio de comidas de Mburucuyá Food Park. Todo este sector desapareció porque allí se construyó un edificio. Hubo un reacomodo general en lo restante del inmueble, que no afectó la venta de los locales. Hasta que apareció la pandemia.

Food Park Mburucuya anunció que el próximo 30 de abril cerrará sus puertas. Podía continuar un año más alquilando el predio donde se encuentra, pero la situación económica creada por la pandemia es muy desalentadora. Se despide definitivamente después de cuatro años de un notable éxito, habiéndose convertido en el mejor ejemplo de un nuevo modelo de negocio gastronómico. Su mentor fue el que introdujo los food park en Asunción.

Mauri García, el principal responsable de Food Park Mburucuya reconoció que ya no podían aguantar más a consecuencia de los efectos de la pandemia. En el año 2020, para ayudar a los locatarios habían decidido no cobrarles el alquiler, pero sí las expensas. Tenían posibilidades de seguir alquilando el inmueble durante otro año más, pero el panorama era incierto y ni siquiera se podía atraer auspiciantes por tan poco tiempo.

En un mensaje divulgado a través de las redes sociales, el Food Park Mburucuya se despidió de sus clientes y de los locatarios, con la esperanza de poder recibirlos en el futuro. Mauri ya está con un nuevo proyecto a la vista, en el barrio Villa Morra, en un terreno de unos 3.000 metros cuadrados, pero donde el concepto no será exclusivamente de patio de comidas al aire libre. Pero no quiso adelantar otros detalles por el hecho de que aún no están concretados.

Mburucuyá Food Park, fue un modelo, en ese tipo de organización gastronómica. Ubicado en un predio de 6.000 metros cuadrados sobre la avenida Santísima Trinidad casi Julio Correa, tenía una ubicación privilegiada y una naturaleza apropiada. El terreno estaba densamente poblado de árboles y era muy propicio para instalaciones como estas. Gozaba de una buena infraestructura y se previeron todas las instalaciones eléctricas y sanitarias para estar acordes a las exigencias municipales.

También se tuvieron en cuenta una adecuada selección de locatarios de manera que la oferta gastronómica fuera diversa y de buena calidad. En ese lugar, nacieron algunas marcas, que tuvieron trascendencia más allá de los límites del food park. Uno de los casos más notorios es el de La Burguesa, una hamburguesería que hoy por hoy, se encuentra entre las marcas top de la ciudad.   Allí tenían locales, marcas con Cho Chan, Pinche Cabrón, El Arriero, Furgo Burger, Brunei, Osso y otros.

Desde un inicio, el sitio tuvo muy buena receptividad en el público. En algunos fines de semana, solían reunir a más de 2.000 clientes. La afluencia no bajó ni cuando se construyó un gran edificio, en parte del terreno que ocupaban y que era el mejor lugar del complejo gastronómico, pues allí estaba el gran comedor donde se ubicaban las sillas y mesas y alrededor los distintos locales.

Mauri García fue el que introdujo la modalidad de food park en Asunción. Fue de casualidad. Necesitaba un predio para estacionar los vehículos de la oficina de su empresa y alquiló un terreno baldío en la esquina de 25 de Mayo y 22 de Setiembre. Como la mayor parte del tiempo, ese terreno estaba ocioso, instaló primero un pequeño lavadero de autos y a través del Facebook ofreció en alquiler el terreno para que se pudiera ubicar allí, algún carrito lomitero o panchero.

Fueron tantos los pedidos recibidos, que enseguida se le prendió la lamparita, no le alquiló solo a uno, sino a tres, pero las solicitudes seguían llegando. Llenó el predio de puestos de ventas, kombis y foods trucks. Tampoco dio abasto y alquiló el predio contiguo y ahí armó el primer food park de Asunción. El éxito fue tan inmediato y tras su creación en abril del 2016 fue todo un boom en la ciudad.

Se tuvo que improvisar en muchas cosas, no se tuvieron en cuenta el cumplimiento de varias normas municipales en materia de seguridad. No contaban con autorización municipal y la mayoría de los locales funcionaban en la informalidad. Aun así, se llenaba de gente todas las noches. Mauri, viendo que se abría para él un nuevo campo profesional -su fuerte era la organización de eventos- proyectó un nuevo food park, en donde se tuvieran en cuenta todos los errores cometidos para no volver a repetirlos y en abril del 2017, nació Food Park Mburucuya, que indudablemente fue un modelo para todos los negocios similares que vinieron posteriormente.

Mientras tanto, García sigue con su negocio de venta de hamburguesas. Recientemente habilitaron el duodécimo local de Bacon y próximamente habilitaran un Steak House en el shopping Mariscal, donde actualmente ya cuentan con un góndola.

Comments

comments

COMENTAR