Mangu quiere sentar cabeza junto al lago

25 febrero, 2021

Cae la noche sobre el lago y se encienden las luces de Manguruyu sobre la playa. El lugar está rodeado de eucaliptos  que en la toma parecen que quieren alcanzar a la luna.

Cae la noche sobre el lago y se encienden las luces de Manguruyu sobre la playa. El lugar está rodeado de eucaliptos que en la toma parecen que quieren alcanzar a la luna.

El restaurante Manguruyu habilitó el fin de semana pasado su nuevo local a orillas del lago Ypacarai en San Bernardino. Y si bien llegaron un poco tarde para la temporada veraniega a sus responsables no les importa porque después de andar años a orillas del río Paraguay decidieron afincarse allí todo el año para ofrecer su propuesta gastronómica de playa con su tradicional menú de pescados aunque ahora se proponen incursionar en el tema de la carne y la cafetería.

El lugar está ubicado en la playa San José. Para llegar hasta allí es mejor hacerlo por la ruta que une Luque-San Bernardino. Al entrar a la ciudad luego de pasar el local de Biggie y al llegar al campamento del Colegio San José hay que girar a la derecha donde está el cartel del desembarcadero municipal. Y allí directo hasta el lago.

Otra vista del lugar, desde el sector que está destinado a los clientes.

Otra vista del lugar, desde el sector que está destinado a los clientes.

Se trata de un típico local gastronómcio de playa. Todo se hizo de cero en un predio baldío circundado por eucaliptos, hay pocas construcciones permanentes de materiales, solo existen en el sector donde están los baños, la cocina, la barra y una explanada. Todo está recubierto de madera para unificar el estilo acorde con la naturaleza. En la entrada hay un sendero de madera a manera de deck y el resto son sillas y mesas del mismo material, con profusión de sombrillas de playa y algunas camas balinesas.  Algunos espacios incluso están ubicados sobre la arena.

“Quedó un chiche”, dice Alex Bogarín quién en el 2014 habilitó Manguruyu en la costa de Chaco´i frente a Asunción. Y desde esa fecha insiste en el concepto pese a que la creciente del rio le jugó una mala pasada muy larga y tras un breve periodo en la terraza del Hotel Paraná, volvió a las orillas en Puente Remanso.  Pero la pandemia obligó al cierre del local y ahora reaparece junto al lago.

Algunas de las mesas están incluso ubicadas sobre la arena al igual que varias camas balinesas en una onda totalmente playera.

Algunas de las mesas están incluso ubicadas sobre la arena al igual que varias camas balinesas en una onda totalmente playera.

Estamos a finales de febrero y recién habilitan, debido a que las obras se retrasaron  a causa de las lluvias que cayeron en diciembre y enero. Pero el hecho no preocupa a Alex. “Vinimos para quedarnos todo el año. Nuestro objetivo es brindar un servicio gastronómico donde por el estilo del lugar podamos generar atracción de gente los 365 días, fomentando el turismo interno”, dice.

El lugar es un local casi al aire libre, pero ahora están construyendo un pergolado y se prevén algunos cerramientos para cuando llegue el invierno y sirva también para los días de lluvia. Actualmente el horario de atención que habilitaron es de 11:00 a 23:00 los viernes y sábado y de 11:00 a 20:00 los días domingo. El menú que ofrecen es el mismo que venían desarrollando en los últimos años, sólo que a partir de ahora ofrecerán también carnes a la parrilla e instalarán una cafetería.

El ceviche mixto es uno de sus platos fuertes. El menú hace hincapié en los pescados pero ahora habilitarán una parrilla para carne vacuna  y más adelante tendrán una cafetería.

El ceviche mixto es uno de sus platos fuertes. El menú hace hincapié en los pescados pero ahora habilitarán una parrilla para carne vacuna y más adelante tendrán una cafetería.

La temática de su gastronomía hace hincapié en los platos con pescados y para beber tragos y cervezas. Se puede encontrar platos tales como romanitas de surubí, milanesas, caldo y grille de surubí, salmón a la plancha, tilapia frita y ceviche. La milanesa de surubí con guarnición tiene un precio de 70.000 mil guaraníes, el caldo de pescado, 30.000; y el salmón a la plancha 90.000 guaraníes, entre algunos de los que pudimos chequear. La cerveza  Corona ¾ está a 20.000 mientras que la Stella Artois y Patagonia cuestan 23.000 guaraníes. El próximo fin de semana tendrán preparado el nuevo menú.

El lugar es muy propicio para disfrutar de los atardeceres y se encuentra el línea recta frente a la ciudad de Areguá, cuya catedral iluminada se divisa perfectamente desde la costa, en horas de la noche. Existe playa que puede utilizarse para balneario y al lado está el desembarcadero municipal.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *