No pudo aguantar la dulce tentación

30 julio, 2018
Lari Areco retomó su labor profesional en pastelería y chocolatería, luego de una larga ausencia por enfermedad. Aquí la vemos haciendo pruebas en la cocina.

Lari Areco retomó su labor profesional en pastelería y chocolatería, luego de una larga ausencia por enfermedad. Aquí la vemos haciendo pruebas en la cocina.

Allá por el 2016, no sabemos qué día ni que mes, suspendió sus asesorías, salió corriendo al hospital en medio de un trabajo y tuvo que devolver el dinero recibido por un curso que estaba organizando. Dejó todo atrás por una cuestión de salud y desapareció de la pastelería. Nos contó su experiencia y sobre todo reveló como se apresta para volver a su vieja actividad. Y como lo suyo es la formación ideó la primera plataforma on line para capacitar a cocineros dulces.

Conocimos a Lari, en el 2015, cuando tuvo a su cargo la elaboración de la carta de postres del restaurante Entrecote (hoy desparecido). Aparte de la calidad de la propuesta nos llamó la atención de que su ámbito de trabajo fuera Ciudad del Este. Allá tenía una fundación junto a un colega que se encargaba de dictar cursos de formación en pastelería y chocolatería. Como parte de sus acciones trajo al Paraguay a Antonio Bachour, uno de los pasteleros internacionales de mayor renombre que había pasado por nuestro país.

Luego alternaba su tiempo con trabajos en Ciudad del Este y Asunción. Estaba organizando un ambicioso curso con renombrados profesionales extranjeros  cuando le sobrevino su enfermedad. “Llegué a un punto que no podía realizar ningún tipo de actividad física, y la cocina lo era”, recuerda. Tuvo que suspender el curso, devolver el dinero. Se ganó muchas críticas. “Todo eso me llegó a perjudicar psicológicamente. Me alejé cuando tuve que ir corriendo al hospital y de ahí inicié un largo proceso de recuperación. Pensé que se había acabado todo para mí, que nunca más volvería a la profesión”, rememora Lari.

Durante el tiempo de ausencia que duró su convalecencia, Lari buscó realizar otras actividades estando de reposo en su lecho de enferma o movilizándose con una silla. “Me dediqué a una productora de música”. Fue manager de su pareja, José Villamayor, guitarrista de jazz, muy conocido en el mundillo local. “Es un trabajo que también me gusta mucho, al igual que la cocina”, se justifica ella. Y aunque, a veces, tenía que estar personalmente en otro lugar era un trabajo más liviano y organizado.

Pensé que se había acabado todo para mí, que nunca más volvería a la profesión.

Pero también aprovechó el tiempo para leer, estudiar y especializarse más en materia de química y tecnología de alimentos. “Mirar la pastelería y la chocolaterías desde otro punto de vista”. No le quedaba otra cosa que hacer porque había vendido todos sus equipos e instrumentos de cocina, desde lo más importante a lo más sencillo. “Me quede sin nada, porque creía que nunca volvería a una cocina”. Le fue muy difícil tener que empezar de cero. No le resultaba fácil tener que iniciar una nueva actividad luego de haber estado 10 años con la pastelería.

Como tenía mucho tiempo para pensar, comenzó a especular. Quería conocer más acerca de la gente que trabaja en pastelería, los cocineros de los restaurantes, hoteles, supermercados, es decir a las personas desconocidas del ramo. Tenía la intención de conocer porque ellos no asisten a las capacitaciones, y si esto era por falta de interés, tiempo o dinero. Y Así fue dando el puntapié inicial para la investigación que dio origen a su gran proyecto: Chokora  (Chocolate en guaraní) una plataforma para formación on line en repostería y chocolatería.

“Hace muchos años que tenía ganas de hacer cursos on line pero a partir de esa esa experiencia de empezar a involucrarme con la gente que no tiene la misma oportunidad de formación fue que la plataforma fue tomando un enfoque específico. A fines del año pasado, comienzo a salir del pozo de la enfermedad y empecé a hablar con muchos colegas. Eso me alentó mucho para volver, pero necesitaba crear una logística teniendo en cuenta mi estado de salud. Armé un pequeño equipo que me pueda dar un soporte, para que las cosas más pesadas no tenga que hacerlas yo. Creé esa logística con mi mano derecha Luis Sanabria y retomé los cursos, las clases, consultorías, las pruebas y creaciones en la cocina”.

“Decidí retomar la pastelería y la chocolatería porque siento que la cocina es lo mío (también la música) y siento que tengo muchas cosas pendientes. Se me abrieron tantas puertas que no puedo desaprovechar, para abrir las puertas para otras personas, quiero aprovechar los contactos y la confianza que me gané con varios colegas alrededor del mundo y quiero aprovechar para darle ese poder a Paraguay”.

CHOKORA

El principal plan de Lari es poner en ejecución Chockora, que va a ser la primera plataforma de cursos on line de chocolatería y pastelería en Paraguay. “Esta plataforma está pensada en nuestra gente. Fue creada en base a nuestro mercado para que la formación esté al alcance de todos. Va a tener cursos de pastelería, cursos específicos cortos, de ciertos productos y técnicas con programas mensuales y semanales. Programa de estudios diarios y otras cosas.»

La plataforma estará en español, guaraní, inglés y portugués. “En Chokora habrá cursos míos y de otros pasteleros nacionales y cursos de pasteleros internacionales. Se lanzará en noviembre, ya está lista, se está subiendo el contenido teórico y en algunos días empezamos con las grabaciones de los videos. Serán cursos bien accesibles desde 20 mil guaraníes, que podrán pagarse con todas las formas de pago. El enfoque es de Paraguay pero yo sé que va a tener un gran eco en el mundo”.

INFUSION

El otro proyecto a la vista es Infusión,  una actividad de formación dulce que se realizará todos los años en Asunción. Viendo las malas experiencias anteriores Lari informó que, «Este año estoy armando un equipo más sólido al que estoy preparando súper bien como para que si me llego a enfermar ellos puedan seguir con el proyecto y que no se tenga que cancelar como sucedió en su momento con otro curso en años anteriores. Quiero asegurarme de no ser indispensable para que el evento se concrete de cualquier forma”.

Infusión inicialmente será un evento de formación, este año nos visitarán dos pasteleros uno es Luciano García, argentino y el otro Francisco Broccolo que es de Venezuela pero que viene de Italia. Dictarán una master class de dos días, sobre técnicas de vanguardia. Será el 5 y 6 de noviembre y en ese mismo evento se lanzará Chocokora. Infusión pretende pasar de ser un curso de formación pase a ser una feria oficial de Pastelería.

Con Luis Sanabria, Lari está proyectando crear una marca de pastelería para eventos, chocolatería, regalos y obsequios dulces, exclusivamente sobre encargo. “Estamos tratando de crear un nuevo concepto en el mercado paraguayo que se pueda diferenciar desde la atención  hasta el montaje. Estamos casi seguros que será algo innovador que cuando entremos lo haremos con fuerza, y lo que más llamará la atención será el concepto en sí» dijo finalmente.

Comments

comments

COMENTAR