El cáncer suma y la mala alimentación tiene que ver

4 febrero, 2016
DSC_0041

Las carnes rojas, siempre están en el ojo de la tormenta cuándo se habla de posibles causa del cáncer colon rectal.

Los casos de cáncer han crecido en forma alarmante en nuestro país. Entre ellos uno de los más importantes es el cáncer colon rectal que reconoce como una de sus principales causas la mala alimentación. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió el año pasado que el consumo de embutidos y carnes rojas modificadas tiene efectos cancerígenos. Las operaciones de cáncer colon rectal son las que más se practican en el Hospital de Clínicas y los cuadros gastroenterológicos son los que más se consultan en dicho centro médico.

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer y la fecha es propicia para realizar un análisis o un recuento acerca de la situación de esa enfermedad. En nuestro país se conocieron algunos datos estadísticos que prenden una verdadera alarma para la salud pública y para la población en general. El Director del Instituto Nacional del Cáncer, doctor Julio Rolón reveló que en el 2015, en todo el país se registraron 92 mil casos de cáncer. Doce mil casos más que los registrados en el 2014.

En su declaración a una radioemisora local, el doctor Rolón comentó que los casos más frecuentes de cáncer diagnosticados en el país son los de piel, cuello uterino y colon, pero sin hacer un orden de prelación. El doctor Roberto Corbetta, jefe de servicio de Cirugía, Sala X del Hospital de Clínicas, considera que las intervenciones quirúrgicas de casos de cáncer de colon rectal son las más numerosas.

Por su parte, según datos del Hospital de Clínicas, en el año 2015 un total de 5.400 pacientes consultaron por cuadros de gastroenterología, constituyéndose en la especialidad más requerida en ese hospital. El doctor Hugo Macchi, Jefe del Departamento de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva de la Facultad de Medicina dijo a Ultima Hora que por semana se realizan de 25 a 30 endoscopías.

El doctor Roberto Corbetta nos dijo que el cáncer colon rectal es la patología más frecuente con la que se encuentran en el servicio de cirugía del Hospital de Clínicas. “Está ocupando el primer lugar antes que el cáncer de próstata, en los varones y que el cáncer de cuello uterino en las mujeres”. Cuándo consultamos las causas de este hecho nos respondió que existe mucha investigación a nivel nacional e internacional que este tipo de enfermedad se debe a un componente genético, a la mala alimentación y a la falta de realización de colonoscopías en tiempo oportuno.

“Es un hecho científicamente comprobado a nivel mundial que una alimentación con poca fibra produce cáncer de colon rectal, más todavía si existe en el paciente un ambiente genético que favorezca esta situación”, expresó. Cabe recordar que los alimentos que más fibras poseen son las frutas, verduras y panes integrales. Dijo también que esta es una situación alarmante para la salud pública pues se trata de operaciones muy complejas que tienen causas totalmente prevenibles. Habló también de la necesidad de que los varones mayores de 45 años deben realizarse estudios de colonoscopía cada tres años, lo que facilitaría un diagnóstico temprano y el tratamiento puede ser no quirúrgico. Completando este cuadro podemos mencionar que el doctor Juan Carlos Alvarenga, director del Programa de Lucha contra el Cáncer, señaló a la 780 am que más de 4 mil personas fallecieron en el 2014 a causa del cáncer.

El aumento de los casos de cáncer es un hecho evidente e incontrastable en nuestra situación sanitaria. Lo que muchos aún no quieren considerar evidente es que, una alimentación inadecuada es una de las causas determinantes de este cuadro sanitario local. No se trata solo de una alimentación nutricionalmente errónea o indebida, sino que implica costumbres gastronómicas muy arraigas que tienen un potencial cancerígeno.

El año pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelo un estudio según el cual los embutidos son cancerígenos, y que la carne roja puede ser. La carne transformada fue clasificada como cancerígena para el ser humano, en base a indicaciones suficientes según las cuales su consumo provoca cáncer colon rectal. La forma de cocción de la carne es un factor fundamental antes de su consumo, porque una temperatura muy elevada, o una fritura que pasa la temperatura, libera compuestos tóxicos, que pueden llevar a producir cáncer.

La advertencia de la OMS no significa que todo quién consuma carne va a llegar a desarrollar un cáncer. Lo importante es el nivel de consumo. Las personas que lo hacen constantemente están más expuestas. Los nutricionistas siempre recomiendan un consumo moderado de los alimentos, sin abusar.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.