Concepción cae a los pies de La Madame

13 diciembre, 2021
Miranda Bar tiene un estante de madera que cubre toda la pared principal del salón. Allí sirven tragos clásicos y modernos, además tiene un servicio de cafetería.

Miranda Bar tiene un estante de madera que cubre toda la pared principal del salón. Allí sirven tragos clásicos y modernos, además tiene un servicio de cafetería.

El viernes pasado se inauguró en la ciudad de Concepción la patisserie et café La Madame, ubicado en un histórico edificio del centro de la ciudad. Es un local gastronómico que reúne la condición de pequeño restaurante, café y bar con un concepto moderno y atractiva ambientación. El viernes se reunió allí la crema y nata de la ciudad; el sábado estuvo también lleno y varios quedaron afuera sin poder ser atendidos.

Fue el comentario de la ciudad, el fin de semana pasado. “Fue extremadamente positivo, más de lo que esperábamos, excedimos nuestra capacidad y tenemos la enorme satisfacción de iniciar una nueva cultura gastronómica”, nos dijo Líder Gamarra, el principal responsable del emprendimiento. El viernes de dieron cita, las principales autoridades, los representantes locales del comercio, la industria y la aristocracia concepcionera.

Entre ellas, Santiago Guillermo Vera Kennedy, el bisnieto de Romualdo Irigoyen, un dato no menor, pues el local ubicado sobre la calle Pedro Juan Caballero y Presidente Franco, es conocida como la mansión Irigoyen una residencia histórica porque allí se velaron los restos del Mariscal Francisco Solano López, luego de que fueran exhumados por una comisión encabezada por Irigoyen en 1936, destacado comerciante concepcionero en aquel entonces.

La Madame, tiene un pequeño jardín en el patio interior de la mansión Irigoyen. Allí crearon una ambientación con profuso color verde, donde los comensales, pueden servirse el menú del bistro, del bar y de la cafetería.

La Madame, tiene un pequeño jardín en el patio interior de la mansión Irigoyen. Allí crearon una ambientación con profuso color verde, donde los comensales, pueden servirse el menú del bistró, del bar y de la cafetería.

El inmueble fue restaurado y tiene mil metros cuadrados de superficie aproximadamente. La propiedad finalmente recayó en dos familias, del mismo linaje de Irigoyen. Una de las familias creó el Irigoyen Bar y la otra alquiló para La Madame. Se complementan porque tienen distintos conceptos gastronómicos.

La Madame es un bistró que utiliza los salones de la mansión. Miranda, el bar también ocupa parte de los salones. Y hay un tercer espacio que aprovecha el patio interior de la construcción, donde se puede uno servir de las ofertas del bistró, el bar y la cafetería. La Madame tiene un servicio de menú ejecutivo al mediodía y platos a la carta para el horario de la noche. Hay opciones de pastas, carnes, pescados con recetas frescas como el ceviche. No faltan sándwiches, pizzas y hamburguesas. El asesor gastronómico fue el chef Daniel Bonapartian, ex chef ejecutivo De Lo de Osvaldo.

Una hamburguesa se llama Cambá Cordero. Elaborada a base de carne de cordero humedecida con ensalada coleslow en pan negro. El bistró tiene un menú ejecutivo para el mediodía y platos a la carta para la noche.

Una hamburguesa se llama Cambá Cordero. Elaborada a base de carne de cordero humedecida con ensalada coleslow en pan negro. El bistró tiene un menú ejecutivo para el mediodía y platos a la carta para la noche.

Miranda es el bar que ofrece una variada gama de tragos tradicionales como el mojito, la caipiriña, daiquiris y a la vez incorpora tragos modernos como el Old fashion y el Negroni. El bar tiene un estilo inglés con grandes espejos y un estante de madera que abarca toda la pared principal. Luce sofás capitoneados y un ambiente muy sobrio y elegante. Allí también funciona la cafetería que cuenta con el apoyo de café Lavazza, merced a modernas preparaciones elaboradas por un barista.

Después está el patio, al aire libre, donde fueron dispuestas mesas y sillas con algunas sombrillas de playa. Ese lugar comparte todos los servicios porque allí los clientes pueden servirse un almuerzo, una cena, pedir unos tragos o tomar un café. A continuación, en el fondo existe un gran espacio arbolado donde en el futuro se piensa extender las instalaciones, al cual se accede por una escalinata. De momento es solo para la vista y tomar el fresco que inunda el lugar.

La Madame fue amoblada con equipamientos que fueron adquiridos en el Brasil. Cuenta con una amplia cocinada equipada por NGO, incluyendo un horno inteligente Rational. En un acuerdo con los propietarios del restaurante esa firma montó allí un centro de experiencias que se utiliza para hacer demostraciones y visitas guiadas para los clientes. Vro Pardo también colaboró en el asesoramiento de la cocina.

El ideólogo de este proyecto fue el joven médico concepcionero, Líder Gamarra, junto a su hermano Mateo Gamarra, ex jugador de futbol del Olimpia, quién informó que invirtieron alrededor de 100 mil dólares en este emprendimiento.  Incursionó en algo nuevo, nuevo también para la ciudad. “Hay tanta necesidad de espacios nuevos, siempre estaban las mismas opciones, lomitos, pizzas y hamburguesas. Concepción está recibiendo muchas inversiones, llegan miles de trabajadores y gerentes extranjeros, y los hoteles, las posadas, los dúplex ya no dan abasto. Toda esa gente necesita opciones gastronómicas nuevas, con menúes diferentes y distintos horarios de atención”, nos explicó Líder recordando que el Palace Hotel es el único local que ofrece una opción diferente para una experiencia gastronómica de buen nivel.

La foto muestra los distintos ambientes del nuevo local. De este lado, una parte del salón y por la ventana puede verse el ambiente externo creado sobre el corredor que da frente al jardín. Trataron de conservar todos los materiales de la antigua construcción, como las baldosas.

La foto muestra los distintos ambientes del nuevo local. De este lado, una parte del salón y por la ventana puede verse el ambiente externo creado sobre el corredor que da frente al jardín. Trataron de conservar todos los materiales de la antigua construcción, como las baldosas.

Gamarra también nos explicaba que inicialmente el local se iba a denominar El Gran Mariscal, en atención a que la mansión Irigoyen tiene directa relación con el nombre de Francisco Solano López. Pero posteriormente decidieron revalorizar la función que en la vida de nuestro héroe máximo cumplió Alicia Elisa Lynch. “Rescatar el amor a la familia, al trabajo, el ser una mujer independiente, haber asistido a la propia muerte del marido, cavar su tumba con las manos y a pesar de ser extranjera quisimos que fuera la insignia de esta propiedad”.

Pero además esa revalorización femenina se extiende al Miranda Bar, que se llama así en homenaje a Julia Miranda Cueto, otra ilustre concepcionera que llegó a ser la esposa del Mariscal José Félix Estigarribia. “Fue una de las que impulsó a las mujeres de la sociedad a colaborar para comprar municiones para el país en armas. Necesitábamos rescatar esos valores”, dijo finalmente Líder.

La Madame abre de 09:00 a 23:00 horas de martes a sábado. El domingo lo hace de 17:00 a 23:00 y los lunes de 09:00 a 17:00. En total da trabajo directo a 15 empleados. La Madame viene a llenar una sentida necesidad en la ciudad. Es un lugar diferente para ir a tomar o comer algo, para conversar. El ambiente que crearon, los colores que utilizaron para pintar las paredes, el diseño de los muebles y el verde que concentraron en el patio hizo decir a uno de los comensales “siento que no estoy en Concepción”.

 

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *