Nhi Mu le hacen las acrobacias a Para Cuando la Vida

1 julio, 2016
DSC_0034

Para Cuando La Vida cambió recientemente su menú. Apeló a la cocina internacional clásica. En la foto, algo de lo más modernoso. Ensalada de pulpo: mix de verdes, tomates cherry, frutos secos y un aliño agridulce.

El conocido restaurante Para Cuando la Vida dejó un poco atrás el circo. En su decoración y en su gastronomía. Volvió a la cocina clásica internacional que había abandonado momentáneamente y podríamos decir que recuperó la “cordura” culinaria. Los números que monta en cada plato son seguros casi infalibles, dejó atrás los saltos mortales. El show lo acapara el elenco de teatro aéreo Nhi Mu.

Allá por el 20 abril pasado,  el restaurante Para Cuando la Vida reabrió sus puertas después de permanecer cerrado durante los meses de febrero y marzo. El motivo del parón fue la necesidad de reformular todo el servicio gastronómico, desde la cocina hasta el salón. Contrataron para tal efecto a un veterano chef argentino, Eduardo Peralta quien tiene una empresa de asesoramiento y consultorías. Peralta ya estuvo asesorando a la empresa en los pasos iniciales de su apertura y también colaboró con otras empresas locales del rubro gastronómico.

Ahora, después de más de dos meses de la reapertura, el menú de Para Cuando la Vida encontró su nuevo cauce, más bien se reencontró con un viejo cauce. Pues volvió hacia los platos de la cocina internacional, al estilo tradicional, sin mucha vanguardia ni innovaciones pero apelando al mejor repertorio. Lo seguro, lo sobrio, lo elegante. Dejó atrás las cartas largas y la oferta se reduce a lo más granado de las entradas, principales y postres. Incluyendo a las tapas y las picadas.

Por ejemplo, en el último grupo, están los Langostinos a la Provenzal, Rabas Apanadas, Romanitas de Surubí, Bruschetas varias, variedad de tapas, Lomito al Catupiry y tablas de queso y jamón. Entre las ensaladas figuran 10 opciones, y destacan la Ensalada de Pulpo, el Timbal de Arroz y un Omelette Vegano, entre los diferentes.

Para cuando la vida 1

Arriba, el chef argentino Eduardo Peralta, quien diseñó la nueva carta. A la derecha un Arroz Bombay: arroz integral, pollo, verduras salteadas y curry Bombay. Abajo, un Cheesecake y unos sorrentinos relleno de cordero y calabaza.

A la hora de los platos principales existen seis opciones de carne: Bife de Chorizo, Tournedos Grillados, Tríptico de Cerdo, Cordero braseado, una Suprema de pollo y un Pollo salteado. En cuanto a pescados uno puede elegir entre un Salmón grillé, un surubí rostizado y una tilapia cocida al vapor. Hay siete variedades de pastas, desde el spaghetti hasta el malfatti, todos elaborados en la cocina del lugar, acompañadas de las salsas más conocidas.

Entre los tres tipos de arroces que ofrecen figuran opciones de risottos. Además, en la carta figura una opción de platos veganos pero también recurren a una oferta muy tradicional. Como la de las milanesas de carne vacuna y de pollo, así como los omelettes. El mismo sentido, de lo breve y puntual se puede apreciar en los ofrecimientos de postre: Brownie, Strudel, Cheescake, postres con mousse de dulce de leche, chocolate y mburucuya y los infaltables helados.

Tuvimos la ocasión de degustar una Ensalada de Pulpo, un Arroz Bombay, un Ravioli de Salmón y un cheesecake. Todos los platos exhibieron una elaboración aplomada. Nada fuera de lugar, el sabor justo, buenos productos, excelentes ingredientes, métodos de cocción tradicionales. Nada exótico. Clásico. Ni muy muy ni tan tan. Equilibrado.

Justamente el equilibrio es lo que el chef Eduardo Peralta buscó lograr con la nueva carta. Esto viene a cuento porque cuando Para Cuando la Vida, en diciembre pasado presentó su nueva decoración al estilo Circo Burlesque, buscó también que la gastronomía se asocie al criterio. Experimentó con un menú degustación de 15 pasos, al estilo de finger Food que no llegó a cuajar totalmente y además exigía de un servicio de salón súper profesional, que no existía. Fue un intento fallido, un salto mortal realizado sin red de seguridad, una acrobacia riesgosa que no pudo paliarse con los parches que aplicaron. Y por eso tuvieron que cerrar dos meses.

nhi mu

Pero ahora volvió Para Cuando la Vida, con todas las luces prendidas, recuperando sus niveles iniciales de servicio y casi los mismos niveles de clientela. Hubo algunos cambios en la ambientación, se bajaron los decibeles en la decoración tipo circo. Desaparecieron de escena los grandes payasos y arlequines. Ocurrió lo mismo con los animales gigantes. El resto del decorado se conserva intacto.

Lo nuevo es que las acrobacias están a cargo del grupo de teatro Nhi Mu.  Música, malabares y despliegue de artistas aéreos componen el show “Nhi-Mu Cirqué” que se presenta todos los sábados. El espectáculo es una innovación que mezcla el arte circense con la técnica del teatro aéreo, una especialidad que la compañía viene trabajando hace casi dos décadas.

Todos los sábados, Nhi-Mu Teatro Aéreo presenta un espectáculo diferente dentro de la temática “Nhi-Mu Cirqué” . Cada presentación cuenta con estética propia, con luces y sonido acorde, ofreciendo una puesta sólida y de gran producción, siempre bajo la dirección general de Selva Fox. Todos los shows son sin costo de entradas para los clientes del restaurante, pero se exige una consumición mínima.

Debido al éxito de “Nhi-Mu Cirqué”, el restaurante decidió agregar el show “Los Bailadores” a su calendario semanal. Se presenta todos los miércoles a las 21:30 horas, con músicos y bailarines profesionales en escena. Un show lleno de sorpresas, luces, ritmo y excelente producción, para el deleite, sobre todo de las mujres, a quienes va dedicado el espectáculo.

Y como estas vicisitudes no le hacen mella en Para Cuando La Vida, nuevas propuestas ya se encuentran en el horno. Propuestas de ambientación y de espectáculos. Las propuestas de gastronomía ya están todas «cocinadas». En ese tren de cosas nos informamos que la decoración tendrá cambios muy pronto. Y es probable que más temprano que tarde se agreguen otros espectáculos, que tienen que ver con la música, la danza. No sería raro que dentro de poco Para Cuando la Vida se convierta en un restaurant-show, como ya lo es ahora en dos días de la semana.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.