Sally afloja la marcha hacia las finales del MasterChef

10 junio, 2015
SallyMasterMartes10

Sally, la compatriota, recibió anoche en el programa MasterChef RTVE, la visita de su hija Mei (5 años) y de su marido Joaquín. Luego de 70 días de vivir aislados de ellos. Foto: RTVE

Ninguno de los favoritos a ganar el MasterChef España, Sally y Carlos, fueron los protagonistas del último programa  de la RTVE. Nuestra compatriota, que es una sargentona no supo desempeñarse como capitana y llevó a todo su equipo a la prueba de eliminación. Allí, salvaron el pellejo pero los miembros del jurado coincidieron en que ambos se están trancando en las instancias finales y el foco se pone en el encumbramiento de otros participantes.

“Nuestros galgos favoritos se están quedando en las cuestas”, le dijo Pepe Rodríguez a Jordi Cruz, otro de los miembros del jurado. “Están cansados”, trató de explicar el último. Fue después de la valoración que hicieron de los platos de Sally y Carlos durante la prueba de eliminación. Lidia, una aspirante que no pintaba mucho, se llevó allí todas las palmas, con un plato que llevó a Pepe Rodríguez a decir, que era algo así como el mejor en la historia del MasterChef.

Jordi Cruz dijo a Sally que el MasterChef es como una carrera de maratón no una de velocidad. “Hay que economizar las energías y apretar en estas instancias. Este no es tu mejor plato”. Sally contestó a esto que se sentía muy triste por el impacto que le causó la fugaz visita de su marido y su hija al programa. Hacía 70 días que no los veía, porque los concursantes viven aislados de sus familias.

El problema es que al separarse nuevamente de su hija le sobrevino el sentimiento de abandono. “Recuerdo cuando mi madre me abandono y es horrible”, dijo en medio de sollozos. “Me da mucha tristeza que se vayan, mi hija y mi marido, esto lo estoy haciendo por ella, para que tenga un futuro mejor”, agregó luego pero remató con un “esto fue lo mejor que me ha pasado en masterchef, es bastante duro pero muy gratificante a la vez”, refiriéndose a la vista de su esposo e hija.

El principal problema que tuvo Sally en el programa de anoche de MasterChef fue que no supo lidiar con la capitanía del equipo, a pesar de que ella misma se define como una marimandona (mandona). La evaluación que hizo el jurado del papel del equipo fue casi lapidario y sus compañeros se quejaron porque no tomaba en cuenta las sugerencias de los demás integrantes del equipo. “No nos dirigía nadie”, “Fue un descontrol”, “Cada uno empezó a hacer lo suyo”, fueron algunas de las frases que se escucharon.

“Lo de ustedes ha sido un completo desastre, no controláis las cantidades. Sally, tú eres la capitana de tu equipo, pero como te sientes fuerte, sabías que íbamos a valorar individualmente, te has puesto con el postre y te has olvidado de todo lo demás”, le dijo Jordi Cruz. Kevin, uno de los concursantes acotó: “Se ha hecho el equipo como ella ha querido para salvarse, se ha puesto con el postre que era lo más fácil y el hecho de que haya sido egoísta en ese momento nos ha perjudicado a todo el equipo”.

La conclusión del jurado fue la siguiente: “Has dado órdenes pero, en cierta manera, te has desentendido de que se ejecutaran bien. Hoy, Sally, has cocinado sola. Te ha faltado el ingrediente principal en cualquier cocina profesional, el compañerismo”.  Nuestra compatriota comentó posteriormente que ella se siente muy excluida entre sus compañeros.  “Creo que lo que pasa a mis compañeros conmigo es que a lo mejor me ven como una rival fuerte o más fuerte que ellos. Me da la sensación que tienen envidia”, deslizó posteriormente.

No nos vamos a cansar de decir que los dos competidores más fuertes y favoritos a ganar el MasterChef España son Sally y Carlos, porque a lo largo del programa han demostrado mejores cualidades y mayores conocimientos de la cocina. De hecho, todos ya los llaman los archirrivales y en broma la paraguaya suele decir de su contrincante más importante “Lo odio, es mi archienemigo, me sentiría más segura si él no está en el programa”.

Sally permanentemente está pendiente de lo que hace y como le va a Carlos durante el programa. Incluso, pareciera que aprieta el acelerador conforme a su conveniencia. Kevin ha dicho que ella: “Cocina, pero no cocina todo lo que sabe y todos los compañeros saben que ella tiene una estrategia.”

“Hoy una lección de moral para Sally y Carlos ha sido enviarles a los dos a la eliminación y que se peleen por ver quién es más gallito de los dos”, fue lo que comentó otro de los concursantes.

EL ESPOSO Y LA HIJA DE SALLY

Los concursantes de MasterChef, recibieron ayer la visita de sus familiares, luego de estar aislados de ellos por más de 70 días desde que comenzó el programa. A Sally, la visitaron su marido Joaquín y su hija Mei, de tan solo cinco años. Y ni bien aparecieron en cámaras, nuestra compatriota se abalanzó sobre su hija y su marido y comenzó a llorar a moco tendido.

“Se le echa de menos, es muy importante para mí, mi vida gira alrededor de ella y estoy convencida que la de ella gira en torno a mí”, fue lo primero que dijo Joaquín. “Contigo en la cocina cocino más rápido, estoy más tranquila, es como si estuviera en casa”, manifestó la compatriota porque los concursantes tuvieron que cocinar con sus familiares en la primera prueba del programa de ayer. “Yo voy a cocinar bien pero necesito sentir que mi hija y mi marido están ahí”, remató .

En resumidas cuentas, Sally ha sobrevivido una semana más en el MasterChef y parece que va decidida y segura hacia la final. Aunque, en varias ocasiones los miembros del jurado han repetido que el MasterChef ganará quién más progreso demuestre. Todos creen que Sally está regulando la marcha, sin esforzarse del todo en cada programa, sino que más bien, tratando de asegurar su continuidad aprovechando al máximo las ventajas que ofrece la evaluación del jurado.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *