Un risotto sin cariño condenó a Aldana

5 septiembre, 2018
Aldana Damelio fue la segunda eliminada del MasterChef, Anoche su risotto no llegó al nivel deseado de cocción ni fue sazonado con amor y cariño. (Foto del Facebook oficial de MasterChef Paraguay).

Aldana Damelio fue la segunda eliminada del MasterChef, Anoche su risotto no llegó al nivel deseado de cocción ni fue sazonado con amor y cariño. (Foto del Facebook oficial de MasterChef Paraguay).

Aldana Damelio, la joven estudiante de 24 años, quedó eliminada anoche en Mastechef Paraguay. Como dicen los cocineros y lo recordó José Torrijos, a su plato le faltó amor y cariño. En la instancia final de la prueba de eliminación, compitió con cuatro compañeros, que como ella, fallaron en el punto de cocción del risotto. Pero esa consideración fue determinante para que el jurado tomara la decisión de apartarla del programa.

La prueba de eliminación de la noche consistió en la preparación de un risotto para lo cual todos los que llegaron hasta allí dispusieron de los mismos ingredientes.  Y en esta instancia compitieron: Joaquín, Kiki, Fernando, Juan, Ingrid, Vero, Ulises, Tatiana y Aldana. Algunos nunca lo cocinaron en su vida pero la que peor pintó de entrada fue Tatiana, quien reconoció que ni siquiera lo había comido alguna vez. Y en la consideración de sus compañeros que estaban en el balcón era la mayor candidata a la eliminación.

La preparación del risotto no supone mucha dificultad pero como requiere de una técnica específica su conocimiento es indispensable para obtener un buen resultado. Ya que el punto de cocción es fundamental para el éxito. Por eso, cuando Tatiana le respondió a Torrijos que nunca lo había preparado, el jurado preconizó que la “iba a tener muy difícil”. Otras como Ingrid que tampoco lo había cocinado, se hacía una idea acerca de su preparación de haberlo comido.

Kiki y Vero fueron las que cocinaron los mejores platos. La primera presentó un risotto de vegetales con curry con muy buena presentación y Vero un simple risotto con mermelada de morrones pero cuyo sabor impresionó al jurado. Los peores platos fueron los de Fernando, Juan, Tatiana y Aldana. Los dos primeros se salvaron raspando, sin muchas explicaciones de parte del jurado.

Y quedaron Tatiana y Aldana. José Torrijos fue el que hizo de vocero del jurado para dictar el veredicto final. Fue allí que recordó aquella expresión de los cocineros. “Faltó amor y cariño”. Un análisis poco científico pero que todos los cocineros aceptan como un factor esencial para que una comida salga buena. Analizando el contexto vimos, que Tatiana no tenía ni idea de lo que debía preparar, en cambio Aldana admitió que ya había hecho risotto de hongos y mariscos. La primera aun con sus limitaciones se afanó y procuró salvar la prueba. La segunda, a pesar de su mayor conocimiento en la materia, fue observada porque el corte de las verduras no estuvo parejo y que la cebolla estaba un poco cruda. Ninguna llegó al punto de cocción del arroz pero Tatiana demostró más fervor, más entusiasmo y mayor emotividad ante una posible eliminación.

En esta nueva versión de MasterChef Paraguay, vemos una mayor participación de los miembros del jurado a lo largo del programa. A cada rato intervienen en el trabajo de los concursantes y sus comentarios son verdaderos tips de gastronomía que no sólo son útiles para los participantes sino también para los televidentes. Esto no ocurría en la primera edición porque el nivel de los concursantes no permitía hacer observaciones más interesantes.

Anoche también presentaron la primera prueba en exteriores de esta temporada. Los aspirantes a MasterChef debieron cocinar para el cuerpo cadetes del Liceo Militar Acosta Ñu, en el local de la unidad en Ypane. Se formaron dos equipos y prepararon milanesas de pollo con ensalada de arroz y con ensalada de poroto.  El resultado para definir cuál equipo fue el ganador lo dieron los cadetes que degustaron los platos. El resultado increíblemente derivó en un empate de 50 a 50 y el jurado tuvo que desempatar dando como ganador al equipo rojo. Los cadetes del Acosta Ñu hicieron demostraciones de orden cerrado frente a los participantes de MasterChef quienes fueron recibidos por los cadetes, con un saludo de mano a la visera, lo que generó varios comentarios adversos, en las redes sociales.

Ese saludo se destina generalmente al ámbito militar y constituye el saludo protocolar a un uniformado de mayor categoría. Aunque, al parecer no existe reglamentación clara al respecto, no se estila que los militares saluden así a los civiles o particulares. Esperemos que, por esto, las autoridades de la institución no pasen a la ronda de eliminación.

Comments

comments

COMENTAR