La vida de un cocinero de a bordo

11 mayo, 2015
IMG-20150424-WA0002

By chef Oscar Palacios, en pleno asadito, sobre la cubierta del barco. Un menú infaltable.

By Chef Oscar Palacios, así él se da a conocer en sus posteos en el Facebook. Así le gusta que lo identifiquen. Hace poco más de dos meses subió a un barco mercante de bandera paraguaya para trabajar en la cocina. Se levanta muy temprano en la mañana para comenzar a dar de comer todo el día a la tripulación. Cada viaje dura 60 días y para él la tarea, es igual a la que se cumple en tierra. “Solo los comensales, son diferentes”, nos dice a través del whatsapp, desde algún punto del Río de la Plata.

Oscar Alejandro Palacios, tiene 33 años, es soltero y vive en Asunción. Aquí fija residencia durante los 25 días de licencia que tiene, después de cada dos meses de viaje. Estudió pastelería y panadería en Inforcap y ahora sigue la carrera de Tecnología de Alimentos en una universidad privada. Trabajó en Copalsa, Hotel Crowne Plaza, La Vienesa, Veranda y en Hotel Siete Saltos de Saltos del Guairá. Fue discípulo de Teresita Benegas O´Hara y prestó servicios independientes para el Hotel Bourbon.

IMG-20150424-WA0010

Noche de tilapia con crocantes de papas. Uno de esos platos que gusta a la gente del barco.

Nos cuenta que se trata del más grande barco mercante de bandera paraguaya que navega desde el Pantanal al norte del Paraguay hasta el Rio de la Plata y de allí hasta el nordeste brasileño en la costa del Atlántico. Tiene una tripulación de 28 personas incluyendo al capitán y de ellos el setenta por ciento es de nacionalidad paraguaya.  “Me contrataron para capacitar a los cocineros y a la vez para asesorarles en los costos y nuevos menús”, nos dice by chef Oscar Palacios, siempre a través del whatsapp.

Antes ya habían contratado a otros profesionales, entre ellos argentinos, brasileños y hasta un italiano para asesorarles en la cocina “pero no funcionó con los muchachos- nos comenta- y el chef más antiguo de uno de los barcos que conoce mi trabajo y me conoce personalmente le dijo al gerente que yo podía darles una mano y así contrataron a un paraguayo para que pudiera entenderse con los cocineros nacionales”.

IMG-20150425-WA0012

Este es el comedor del barco.

En la cocina del barco trabajan cuatro personas incluido el chef, quien es como el capitán de esa parte del barco. “En equipamiento, el barco es como un hotel 5 estrellas, ni más ni menos”, nos dice Oscar, es decir by chef Oscar Palacios. A pesar de que es como una isla flotante, tiene de todo para no estar aburrido: tiene salas para ver películas, escuchar música, jugar al PlayStation e incluso un gimnasio bien equipado.

“Bueno, para un chef a bordo, existe poco o nada de tiempo libre, siempre tiene que estar en producción y adelantar las cosas para el día siguiente”. La jornada de todos los días, gastronómicamente hablando se organiza de la siguiente manera:
05:00 am: tiene que estar listo el desayuno tipo buffet. El capitán y los ejecutivos a veces hacen pedidos individuales
09:00 am: la media mañana para los marineros
11:30 am: almuerzo tipo buffet
16:00 pm: merienda
19:30 pm: cena y siempre hay que estar atento a lo que pidan el capitán y los ejecutivos.

Un día de esos, en que nos comunicamos con by chef, el menú era el siguiente:

Almuerzo: Festival de milanesas, carne vacuna, carne de pescados, carne de ave y vegetales. Todo tipo de ensaladas.
Cena: bife de chorizo y tilapia.

“Y como siempre, pongo en primer lugar a la única cocina autóctona de la región, la cocina paraguaya, hago platos típicos de nuestro país. La chipa les encanta a los uruguayos y a los porteños”, nos cuenta mientras nos envía fotos en las que aparece preparando algunas carnes a la parrilla, en plena cubierta del barco.

Untitled design (20)

By chef Oscar Palacios, metido de lleno en su cocina y posando durante la travesía, en algún lugar del Río Paraná. Las fotos nos envío el entrevistado vía whatsapp, medio a través del cuál se realizó la entrevista.

¿Tiene algo de especial el estar cocinando en un barco?

Y mira la adrenalina que produce al estar cocinando y navegando a la vez, es algo único.

¿Y contás con todos los productos para hacer tu trabajo?

Hay un estándar de materia primera, pero como toda empresa tiene sus limitaciones, ahí el chef tiene que saber administrar lo que tiene.

¿Y cuándo viajan y estás cocinando se siente el movimiento del barco?

Si de repente se siente algo similar a cuando un avión entra en una turbulencia, se bambolea.

¿Qué cosas o paisajes te llamaron la atención en este viaje?

Lo que más me llamó la atención es el Pantanal, en el Brasil, la importancia y el cuidado que dan a sus selvas y animales silvestres. El 90% es selva virgen,  cosa que en Paraguay es totalmente al revés.  También me llamó la atención Montevideo, en Uruguay porque no lo conocía, al igual que Rosario, en Argentina.

¿Alguna vez te tocó una tormenta?

Si al norte, en el medio del Pantanal brasilero, ahí si sentí miedo, entre en pánico.

Comments

comments

COMENTAR

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.